gentcreativa

Historias de proyectos y experiencias que fomentan la innovación social, mediante emociones, cooperación y participación en un grupo.

Archivar en la categoría “Emoción”

Gaudir del cavall i netejar l’estable

 

Gaudir del cavall i netejar l’estable,

un camí de construcció a partir de petites coses.

Cavall.20111107110106_00001

 

Gaudir del cavall, delir-se per muntar-lo i anar amb ell amunt i avall és també tenir-ne cura, netejar-lo, mimar-lo, pentinar-lo i passar-li el raspall, percebre les seves olors, netejar els seus excrements i netejar el seu estable…, però seguim perquè estem enamorats del cavall o l’egua, ens hi trobem a gust, l’estimem…

 

Quan ens associem amb un cavall sabem que ho compren tot i que ho comprem tot !! igual que quan portem una criatura a casa i al món, igual que quan escollim o formem part d’una ciutat o d’una comunitat…, toquem el cel i assentem be els peus a terra, disposats a assumir tots els inconvenients per gaudir de la felicitat, del desig, de la imatge idealitzada que ens hem format, d’allò que ens atrau i ens emociona.

 

Nosaltres, la nostra societat (no l’abstracta sinó la pròpia, la immediata de família, amics, veïns, coneguts, convilatans, conciutadans…) reuneix i aplega la complexitat i la diversitat, tot el ventall de matisos i conflictes que van de l’èxit al fracàs, de la lletjor a la bellesa. Com deia el filòsof Voltaire un dels grans atractius i valors de la ciutat és aquesta reunió de contraris i de diversitat, és el que la fa més rica i potent, des de la perifèria i la lluita per sobreviure a la marginació, fins als que poden fer realitat els seus somnis i liderar projectes personals i comunitaris.

 

Uns i altres son ciutat. Uns i altres construeixen la ciutat que és suma de tot aquest aiguabarreig.

 

En els darrers mesos a Gent Creativa ens interessem per la ciutat, observem, llegim, estem atents, recollim històries. No som els únics, però tenim la nostra pròpia percepció.

Ens diem: la nostra ciutat en temps difícils pel país per conflictes identitaris i populistes que han paralitzat l’administració autònoma, i de govern local feble i controvertit, la nostra ciutat de Barcelona, doncs, ha continuat amb la seva dinàmica imparable, amb iniciatives i amb inèrcies positives que quan no han estat liderades per l’administració, ho han estat per diferents grups, institucions, persones…i a tots els nivells !!

 

Es fàcil registrar les grans iniciatives, aquelles més mediàtiques, aquelles que s’emmarquen en les tendències de progres, de la complicitat i del lideratge de les grans ciutats que a Europa, Nord-Amèrica, Àsia i Oceania poc a poc, es van reivindicant davant dels governs.

 

Cada ciutat té els seus projectes i senyals d’identitat que la fan fàcilment recognoscible, en el cas de Barcelona un gran llistat que va des de l’arquitectura modernista, al turisme i a l’activitat econòmica, amb esdeveniments estrella com el Mobile World Congres, el Primavera Sound (festival que ha convertit Barcelona en la capital mundial de la musica contemporània), Sónar (festival de música i arts)…, i d’altres que segueixen escollint la ciutat per instal·lar-s’hi: Facebook en els pròxims mesos establirà a la Torre Glòries, les oficines para lluitar contra las noticies falses, a traves de la companyia Competence Call Center; el saló de les tecnologies audiovisuals ISE, ha deixat Amsterdam per venir a Barcelona…

Això és el que observem i ens atrau, però també i per damunt de tot ens agrada descobrir i acudir a iniciatives que es mouen en un altra escala (que des de Gent Creativa entenem fonamental), que no solament formen part d’aquest entramat que és la ciutat, sinó que són la llavor necessària per anar fent ciutat.

 

Al llarg d’aquest curs ens hem acostat a algunes d’aquestes iniciatives, que reuneixen en la seva diversitat, trets en comú: valors, emocions, complicitat entre els diferents agents que hi intervenen, implicació amb l’entorn…

 

Projecte Orcasitas-Bellvitge: Dos ciudades, dos barrios, dos escuelas igual a una historia a través de unas cartas y unas imágenes en un vídeo que nos lo explica. El vídeo en sí mismo es una manera en la que alumnos de dos institutos de dos localidades distantes, periféricas de Madrid y Barcelona cuentan y explican su barrio, su vida, orígenes, y como en ambos casos con el esfuerzo, la cooperación, la movilización de los vecinos, las familias de estos alumnos, han transformado unos barrios de bloques sin servicios ni equipamientos, en lugares habitables y dignos.

 

Ateneu de Nou Barris: Celebra el seu 40tè aniversari, i és un exemple de com una associació de veïns/ciutadans ha estat treballant durant anys per la millora i transformació de les persones i la comunitat d’un barri amb molts problemes socials, marginació. Una de les iniciatives integrals de formació i de canvi de “xip” de la seva realitat, ha estat el circ, l’escola de circ entès com una escola de formació integral. Han editat un llibre que ho explica: Circ, educació i transformació social

Escola Joaquim Ruyra d’Hospitalet: El centro, público y con una población escolar en la que el 90% de los estudiantes son de origen extranjero y más del 95% reciben una beca de comedor, es todo lo contrario a una escuela pija. Aquí no hay grandes espacios diáfanos, ni muebles de diseño o tabletas que cada estudiante pueda llevarse a casa. La escuela está en un vetusto edificio inaugurado en 1974 (luminoso, eso sí), “en el que cada dos por tres hay una reparación que hacer”, explica Raquel García. “Nuestros resultados no son una cuestión de ‘atrezzo'”, comenta con una sonrisa la directora.

Es más, el Ruyra está situado en uno de los barrios probablemente con más complejidad socioeconómica del área metropolitana de Barcelona, pegado a los Bloques Florida de L’Hospitalet.

Pero sus resultados en las pruebas de competencias básicas de primaria que realiza la Generalitat son iguales, incluso mejores, que los de cualquier escuela de élite catalana. “Están muy por encima de la media catalana, en la línea de los colegios privados de más prestigio de Catalunya”, destaca Joaquim Prats, que fue quien implantó estas pruebas en Catalunya en el curso 2008-2009.

Escola de Gracia: Una escola dins de ciutat i en mig de blocs de cases; l’aparença és semblant a la de qualsevol altra centre educatiu de primària i secundària, però estem en una escola en la que es treballa d’un altra manera: alumnes, mestres, pares…, es a dir tots els agents i actors que la fan possible s’han confabulat, s’han compromès en un projecte educatiu que més enllà d’aprovar matèries, passar cursos i obtenir un certificat final, que també !!, te per objectiu formar persones, educar en sentit crític i en valors, donar i facilitar eines per a que cada alumne sàpiga inserir-se en la societat que l’envolta i sàpiga fer front de forma creativa a les dificultats i als reptes amb els que com a persona s’haurà d’encarar en un futur no massa llunyà.

Cruïlla al Punt: Nuevo restaurante-escuela de restauración en la plaza Eucaliptus, Metro Torre Baró. Nos reunimos en el local del restaurante, donde han colocado una pantalla, pues esta gente trabaja con videos y webs.

Entre el video y la realidad se presentan unos veinte chicos y chicas, adolescentes y jóvenes, la mayoría africanos, árabes y americanos, que nos cuentan , en un par de minutos que han hecho un curso de cocina , un curso de comunicación , un taller sobre cómo buscar trabajo, aprendizaje de trabajo en grupo, valores cívicos… Aquí podemos ver cómo una  presentación de una receta en video.

 

Així doncs…

Tot això creiem que va més enllà de petites floretes i accions de bona voluntat, més enllà d’allò que els Boy Scouts en deien “la bona acció”, tot això respon a persones que en el seu lloc i amb el seu recurs creatiu han sabut articular amb alumnes o professors, o comunitats, barris, veïns o companys de feina iniciatives que complien/compleixen determinades regles, però totes elles diferents perquè han nascut de realitats i necessitats diferents. A vegades l’Administració (Generalitat, Ajuntament, Diputació…) han sabut percebre l’interès de la iniciativa i han afavorit amb recursos o amb una actitud còmplice el desenvolupament de dites iniciatives, el que ha contribuït en gran mesura al seu èxit.

 

Així doncs la ciutat és tot i també això, que fa créixer des de baix i que desfà molts tòpics i conceptes pessimistes a l’entorn de la formació, la capacitat de fer coses, de que persones de diferents orígens i cultures treballin plegades, d’impossibilitat de dur a terme segons quins projectes des dels barris més perifèrics o desfavorits…

 

Des de Gent Creativa us hem anat oferint aquestes experiències i d’altres també engrescadores, que en cada moment han quedat registrades en aquest blog on les podeu consultar, i que son per nosaltres tema de debat en les nostres tertúlies, una línia de treball i d’acció esperançadora i prometedora.

 

Bon estiu !!

 

 

 

Nos llega un comentario sobre los relatos

Esto nos comenta Pascal:

La nova comunicació ha potenciat la emoció, el missatge emocional té premi, en detriment del missatge reflexionat, que no en té, o en té poc. Tenir audiència passa per les emocions més barrueres. Tothom s’apunta a la orgia, inclosos els mitjans i professionals. Això probablement anirà canviant, a mesura que es prengui consciencia del mal que fa.

El relat es fa servir des de temps inmemorials. El cinema va servir als EUA per definir el seu relat de país, assentat en el western. Sobre el western s’assenten valors com la llibertat, la terra de les oportunitats, el “yes, we can”. Els soviètics també van fer servir el cinema per cohesionar el comunisme. Un exemple és la pelicula “El cuirassat potemkin”

Un relat assentat sobre emocions només es pot rebatre des d’un altre relat, amb noves emocions, el qual no ha de xocar amb sino que ha de ser fresc i nou, genuí. El ciutadà de cultura mitjana o baixa intuirà que les emocions que li ofereixes li són favorables i que pot anar oblidant suaument el relat anterior. El ciutadà de alta cultura verificarà que les emocions del relat son fidels al projecte polítc que hi ha al darrera.

La comunicació divideix la ciutadania en tres grans blocs:
Baixa cultura: no llegeix cap tipus de llibre, veu la televisió. Posa la emoció pel davant de la reflexió
Mitjana cultura: Veu la televisió però també llegeix continguts de baix nivell (revistes, diaris senzills, etc…) Alterna la reflexió i la emoció.
Alta cultura: Llegeix documents amb continguts complexos, vocabulari elaborat, anàlisis crítics. Veu audiovisuals de qualitat. Posa la reflexió per davant de la emoció.

Aqui hablamos de migrantes desde la emoción

Si, hace una semana, estuve hablando de migrantes desde la emoción.

Estábamos en el claustro del monasterio de Sant Cugat, un grupo de adultos y niños sentados alrededor de una mesa, dibujando el mapa de una ciudad imaginaria.

Era la ciudad imaginaria que ve un niño que acaba de llegar de un pais lejano y que llega a nuestra ciudad. Pero él ve una confusión de calles raras, gente  extraña , animales monstruosos. Nos inspiraba una ilustradora de libros, Mercé Galí

que hace maravillas.

Yo no queria dibujar, no se dibujar, se lo dije. Pero en frente tenia un niño de siete años que  no estaba por la labor, como yo. Y me puse a animarlo. Y, claro, acabé dibujando un gato.

Al final hice mi mapa con gato incluido. Me di cuenta de que no es lo mismo hablar de migrantes que dibujar su mapa. Entras en sus emociones y te atrapa.

Para terminar, otra ilustradora nos enseñó las imágenes de una niño que atraviesa el desierto desde Siria a Líbano. Hablo de Laura Borrás,  su libro , “El cami de Marwan”. Nos mostraba las imágenes del desierto con acompañamiento de un violín y una guitarra. Simplemente unos dibujos que llegan y una música que te atrapa. Tenia los ojos mojados.

Lo dicho, no se trata de hablar de migrantes, se trata de dibujar, ver imágenes, escuchar música. Emociones que nos hacen descubrir un mundo que tenemos muy cerca, aqui mismo. Podeis visitar los links con los libros, no lo he soñado.

Con permiso de Kafka

Presentamos un libro reciente, un testimonio actual:

“Con permiso de Kafka”

El proceso independentista en Cataluña

Jordi Canal

 Francesc ha leido este libro y nos habla de lo que más le ha impresionado

*****

Sinopsis de “Con permiso de Kafka”

«En Cataluña, en el noreste de la península ibérica, se vivía, a principios del siglo XXI, en un Estado de derecho, en todas partes reinaba la paz y todas las leyes permanecían en vigor. Y, casi de golpe y sin avisos previos ni demasiadas alertas y previsiones, estalló el proceso independentista.»

Si Kafka viviera, no daría crédito a lo ocurrido en Cataluña en los últimos años. El proceso hacia la independencia que se puso en marcha en 2012 —aunque dio sus primeros pasos ya en 2003— ha enfrentado una parte de Cataluña contra el resto de España, en una lucha de invectivas, eslóganes, símbolos, banderas y valoraciones morales que no tiene visos de acabar pronto.

Jordi Canal aborda en este libro, con rigor de historiador, las raíces del fenómeno que está marcando profundamente la actualidad española en los últimos tiempos. Y lo hace a través de una mirada a los orígenes del nacionalismo catalán, a los esfuerzos de construcción nacional de las últimas décadas del siglo XX y a la antesala del proceso en los primeros años del XXI.

Lo que aquí se cuenta no es una historia de buenos y malos, ni de lucha entre el bien y el mal, porque lo que se plantea aquí no es un simple conflicto entre Cataluña y España: es una disputa entre catalanes y modelos distintos de articulación de Cataluña en el mundo. Todo ello en un momento en que «las verdades han desaparecido», en el que «lo racional ha perdido definitivamente la batalla frente a las emociones».

 

Jordi Canal: «Violencia también es intimidar, excluir y crear listas negras en Cataluña»

 

En su libro «Con permiso de Kafka», escarba en las raíces de la crisis catalana y combate sus mentiras

A principios del siglo XX, el escritor austrohúngaro Franz Kafka escribió una novela inacabada titulada «Der Prozess», en español «El Proceso», de grandes tintes esperpénticos. Cien años después, el político español Artur Mas inició el denominado en catalán como «procés», cuya oda al absurdo habría hecho palidecer a Kafka. «En Cataluña ya no se sabe lo que está ocurriendo o lo que va a pasar», apunta el historiador Jordi Canal (Olot, 1964), que acaba de publicar «Con permiso de Kafka: el proceso independentista en Cataluña» (Península Atalaya). Sin desenlace aparente, Canal es uno de los muchos intelectuales catalanes que se han hartado de que usen su silencio en su contra.

*****

(realizado por Francesc, en formato de entrevista imaginaria, después de leer el libro):

La entrevista virtual al autor

¿Qué tiene que ocurrir para que termine el «procés»?

Hay que actuar con la Constitución y con la Ley, pero si la oposición al independentismo quiere ganar la batalla hay que ir más allá. Hay que hacer un trabajo de explicar lo que está ocurriendo en Cataluña fuera y dentro de nuestras fronteras. Es responsabilidad del Gobierno, pero también de la oposición, de los intelectuales y de toda la sociedad. España ha tenido una excesiva confianza en que quien tiene la razón no debe entrar a explicar las cosas. Gracias al silencio de la otra parte, los nacionalistas han ganado una y otra vez. Han construido con mentiras un discurso positivo, creído y atractivo. Una religión.

¿El silencio favorece al mentiroso?

Tu silencio es tu debilidad. El nacionalismo ha creído que el silencio del Estado español, la no respuesta judicial y política, era un signo de debilidad. Por eso, el año pasado los independentistas se sorprendieron tanto con la fortaleza del Estado. Pensaban que la aplicación del 155 iba a ser algo de grandes dimensiones… En este sentido, no hay que olvidar que el nacionalismo catalán tiene aires de superioridad. Se creen más modernos, más listos, más democráticos e incluso más ricos que el resto de España.

En su libro denuncia la perversión del lenguaje que vienen realizando los nacionalistas.

Hay un trabajo de construcción de una nueva lengua. Son tramposos con las palabras. Dicen que eran una nación antes de que existieran las naciones. Dicen que democracia es votar, pero en el franquismo también se votaba y había elecciones. Entienden libertad y respeto a las leyes de forma distinta al resto de españoles. Puigdemont habla de dialogar, pero, ¿a qué se refiere? ¿Sobre qué bases se va a dialogar? Yo tengo amplias dificultades para hablar del tema con amigos y familiares independentistas, porque no hablamos la misma lengua y falta un mínimo de racionalismo. Es imposible sentarse a dialogar así.

También dicen que su «revuelta» no es violenta.

El «procés» está entrando ahora en una vía de violencia física, con una kale borroka a la catalana. Sin embargo, hay que preguntarse qué entienden por violencia. Ellos cuando afirman que no ha habido violencia se refieren a violencia física. Pero violencia también es cuando, en 1993, empezaron a señalar a historiadores, a mí por ejemplo, como autores al servicio del Estado. La creación de listas negras, el pintar un lazo amarillo delante de la casa de alguien para señalar que es enemigo de la patria, intimidar, excluir a la gente en su comunidad… Eso también es un tipo de violencia. Ya hemos visto lo que pasa cuando se marca a la gente, lo vimos con ETA y en los años 30 cuando se señaló a una minoría en Europa.

En su libro desmiente que lo que ocurre en Cataluña tenga algo que ver con 1714 u otros episodios.

Soy muy reacio a ver continuaciones de larga duración en las sociedades. Nosotros los catalanes no tenemos casi nada en común con los catalanes de 1714. Es una invención como muchas otras del nacionalismo. Sí tenemos nexos con la Cataluña de la República e incluso la de finales del XIX, pero no con una sociedad medieval o moderna. Cataluña como estado y como nación no ha existido nunca.

Pero el nacionalismo defiende que Puigdemont es el 130 presidente de la Generalitat.

Sí, otra mentira. Porque no ha habido 129 presidentes antes. Eso forma parte de la reinvención de la historia de Cataluña. El nacionalismo ha sabido convencer a los historiadores de que trabajasen en crear esta historia mitológica. Proclamar que hubo una Cataluña como estado y como nación en la Edad Media; y además hacer creer que era algo institucional y democrático. Se buscan continuaciones justificadoras del momento presente.

Un discurso diferenciador, que también intenta ligar con la vieja Leyenda Negra en Europa. Es lo que estamos viendo ahora con esas discusiones en Alemania, con esa facilidad para decir que hay un déficit democrático y legal en España. Se proclaman como más democráticos que el resto de españoles.

Lo que sí es distinto respecto a la historia de otras regiones españolas es el éxito allí del nacionalismo periférico.

El nacionalismo catalán surge a finales del siglo XIX debido a tres factores. Primero; un momento propicio, con la Guerra de Cuba, la crisis industrial en Cataluña, atentados anarquistas, crisis de las Restauración. Segundo; por cierto fracaso español en el proceso de la nacionalización de sus propias sociedades. Tercero; aparición de una serie de intelectuales, empresarios afectados por la crisis catalana, clases medias, que hacen una apuesta por un nacionalismo excluyente. El problema ha estado abierto desde la Restauración hasta hoy en día.

 

 

Emocions i acció publica. Avui parlem d’una experiencia positiva que neix aqui i que s’escampa a tot Espanya.

(Versió en català.

Despues sigue la versión en castellano)

Tertulia2

Casi sempre parlem d’emocions publiques per a criticar-les. Aquests anys de populisme a Europa i Amèrica, ens en han presentat molts exemples d’un ús abusiu de les emocions. Alguns arriben a identificar emocions i populisme, sense pensar-s’ho massa.

La veritat és que a Gent Creativa ja vam descobrir com les emocions gestionades amb respecte a les persones, no tenen res de populistes. Fa poques setmanes hem presentat una experiència del Peru que ja porta funcionant uns 30 anys i que és un magnífic exemple  de com les arts del circ com espai de convivència,  poden sobreviure en un poble martiritzat per la guerrilla de Sendero Luminoso i per l’exercit de Fujimori; tècniques artístiques  que fomenten emocions col·lectives i autoestima en una poble desballestat per la guerra. Han publicat un llibre amb imatges que us recomano.

“El derecho a la sonrisa” 

Però no sempre parlem de casos positius. El cert es que els moviments populistes tenen molt impacte i arriben a mobilitzar a molta gent. Jugant hàbilment amb emocions son capaços de neutralitzar el sentit crític de moltes persones que teníem per gent raonable. Tots en tenim referencies pròximes.

 

Emocions positives : la PAH

Però avui presentem una experiència publica positiva de gran escala. Parlem de la PAH, la plataforma per la hipoteca, que neix a Barcelona el 2006 i s’estén per tot Espanya.  Veurem que la PAH treballa de forma totalment diferent al populisme. Podríem dir que n’és com l’antítesi.

Curiosament, la PAH neix a l’àrea metropolitana de Barcelona i entre els seus líders  comptava amb una persona ben coneguda, Ada Colau, actualment alcaldessa de Barcelona i líder d’un partit polític. D’aquesta etapa actual no en parlarem, és realment un altra historia. De fet, semblen dos personatges ben diferents.

A l’any 2006 es posa en marxa la Plataforma que vol fer front a un greu problema social. Molta gent es troba impotent per pagar la hipoteca del pis i el banc li aplica el contracte . La família es veu expulsada del seu habitatge pel jutge.

La crisi ja començava a fer  mal i els primers que ho patien eren els més febles. Molts havien arribat d’altres països, havien trobat feina a la construcció i s’havien comprat un pis. Quan comencen els efectes de la crisi i es queden sense feina, no poden pagar la hipoteca i es queden també sense habitatge.

Cal tenir en compte que els contractes d’aquestes persones eren abusius, lleonins, com en diuen els advocats.  La llei treballava a la mida dels bancs, com es va constatar més tard amb les sentencies del tribunal europeu que van obligar al Congres a canviar el marc legal. Però al principi, la situació semblava impossible de superar. Calia enfrontar-se amb els bancs. I ho van fer.

Aquí hi ha però la diferencia. Com ho van fer? Es pot dir que la PAH va trencar amb la tradició popular que Barcelona coneixia molt be, especialment, a la Transició Democràtica.

El mètode de la PAH

Els primers afectats per la crisi de  les hipoteques arribaven a  la Plataforma en les pitjors condicions. Eren gent fracassada, vivien una depressió. Molts venien de fora, no tenien contactes ni sindicat ni partit polític ni parròquia Estaven aïllats, no estaven pas indignats sinó deprimits.

La Plataforma inicia amb cadascú un   treball de recuperació de l’autoestima. Treballen en grup amb altres afectats. Aprenen a ajudar-se mútuament. Aprenen a entendre l’embolic jurídic on s’han ficat gracies al contacte amb altres afectats més entrenats.  Assisteixen a les mobilitzacions de la PAH contra cada desnonament.

En aquesta fase canvien les actituds i es creen noves emocions amb gent que no coneixien, que tenien altres orígens. No reben un favor d’una organització que els crearà dependència, sinó que s’entrenen a donar, a ajudar. Veuen l’empatia amb els altres, la solidaritat, la dignitat.

Molt aviat aprenen a parlar d’una forma diferent. No viuen la crisi de la que tothom parla, sinó l’estafa que els bancs els van preparar amb contractes abusius. Aprenen l’autoestima del grup: “Som els millors, som pobres però tenim dignitat, ètica. L’habitatge no és un negoci, és un dret.

Contradiuen el llenguatge que la societat ha inventat per a condemnar-los: “No som nosaltres els que hem viscut per sobre de les nostres possibilitats”

No es tracta només de paraules. També juguen amb accions. Aprenen a manifestar-se en cada desnonament, aprenen a negociar per a assolir solucions viables, busquen firmes per a promoure una iniciativa legal al Congres dels Diputats, presenten denuncies contra els bancs que deixen buits i abandonats els pisos que han recuperat dels que no paguen la hipoteca, aprenen a pactar amb els partits polítics. No estan en la “lluita pel poder” sinó en la solució del problema. No han trobat un salvador sinó que aprenen a ajudar i recuperen la dignitat i l’empoderament.

Ja ho veiem: hi ha formes per a gestionar emocions col·lectives que no son un atemptat contra la dignitat de les persones ni contra el seu sentit crític. Que representen un empoderament personal i que reforcen la llibertat de cadascú per a prendre les opcions polítiques que vulgui.

Alguns poden pensar que aquestes accions, com la PAH, no valen la pena. No ajuden a aconseguir el poder. Ens podem preguntar, tanmateix, si podem oblidar la gestió respectuosa de les emocions si volem lluitar contra els populismes i desprogramar els addictes dels grups polítics sectaris.

 

Postdata

Pels que vulguin més detalls : el 2 de febrer del 2017 es va presentar un document preparat per la fundació Campalans a Sant Cugat del Vallés, amb una anàlisi més complert de la política emotiva de la PAH. En aquest link es pot trobar el pdf corresponent

Politica i emocions

Tertulia2

Gente que resuelve problemas sin palabras

Hablamos hoy de Brunnenpassage en Viena, una organización patrocinada por

Caritas en  la capital austriaca.

Os recomiendo visitar este video que encontrareis en su boletin  Brunnenpassage

newsletter@brunnenpassage.at

Hay que entrar en este boletin y hacer click en Trayler

 

(Somos tan pobres que no podemos pagar la subscripción a WordPress para poder

ofrecer videos directamente)

*****

 

Vale la pena. És musical, lleno de danzas de gentes muy diversas de todas partes del

mundo mundial.

Esto és Brunnenpassage. Un barrio de Viena donde la gente baila con músicas de todo el

mundo. Gente diversa, amateurs y profesionales, niños y mayores

*****

 

¿Por qué hablamos de Brunnenpassage?

Cuando hablamos de cómo podríamos “desprogramar” a comunidades de nuestro pais

que viven diversas formas de dependencia emotiva en grupos sectarios, aparece esta

experiencia de Viena (hay muchas otras en muchas partes) como el prototipo de una

respuesta adecuada, orientada a las emociones más que a los razonamientos

 

Porque Brunnenpassage es una respuesta consolidada  por años de práctica , dirigida a

superar los conflictos derivados de la inmigración. Su acción no se basa en discursos ni

en argumentos, sino en poner  a la gente implicada a bailar juntos en un entorno

multicultural. Se trata de practicar el arte para superar contradicciones emotivas.

 

Esto se ve en el “Trailer” que os proponemos. Es Viena pero otra Viena que no solemos

ver.

¿Nos falta tiempo para la experiencia?

En estos dias de movimiento continuo, aqui y en todas partes, puede ser bueno mirar

qué pasaba en Europa hace unos 100 años.

Esto hace Phillipp Blom en su libro “Años de vértigo”, donde repasa lo que vivía la

sociedad europea entre 1900 y 1914. Nos cuenta que la innovación era brutal y en todos

los frentes, tecnológicos, filosóficos, artísticos, económicos, sociales y políticos.

Lo que vivía aquella gente era demasiado, no tenían tiempo para reaccionar, estaban

alucinados.

Seguro que confundían con facilidad la ficción y la realidad, como ahora.

En palabras de Blum, “la racionalidad aventajó a la experiencia”

O sea, una indigestión de ciencia, tecnologia y similares. como hoy.

De modo que, tal vez deberiamos  trabajar más las experiencias–no los discursos– ya

sean nuestras o de los demás.

La carta robada de Edgar Poe.

El domingo pasado Javier Cercas publicó un artículo relacionado con la famosa carta de la educadora de Ripoll.

Con satisfacción lo reproducimos en esta página. Su contenido es fuerte, nos implica: “…todos sabemos algo que está a la vista de todos, como la carta robada de Poe, pero preferimos ignorarlo”

Nos dice que tal vez la causa del desastre de las  Ramblas no está en los otros sino en nosotros. Da mucho que pensar. Por supuesto la comentaremos dentro de la serie “Cuando parece que el tumulto se ha calmado”

****

Carta robada en Ripoll

Javier Cercas / Pais Semanal / 10.09.2017

Y SI NO fuera verdad que no lo sabemos? ¿Y si en el fondo todos conociéramos muy bien la respuesta a la pregunta que nos hacemos cada vez que jóvenes islamistas matan a mansalva en cualquier lugar de Europa? ¿Y si en realidad todos supiéramos qué es lo que hay en la cabeza de esos chicos, sólo que no nos atrevemos a reconocer que lo sabemos o que, con un mínimo ejercicio de imaginación, podríamos saberlo? ¿Y si ese saber fuera como la carta robada del cuento de Edgar Allan Poe, aquel documento que busca en vano la policía de París en el domicilio de un ministro del rey, hasta que el genial detective Auguste Dupin la encuentra en el lugar más ostensible del escritorio del ministro, a la vista de todos?

“Era un tío de puta madre”, dicen de Younes sus amigos de Ripoll. “Mis padres me lo ponían como ejemplo”

Hagamos entonces un mínimo ejercicio de imaginación. Imaginemos un pueblo cualquiera de España: Ripoll, digamos; imaginemos un grupo de amigos. Son 10: todos cuentan alrededor de 20 años, aunque 3 de ellos no pasan de los 17; sólo algunos han nacido en Ripoll, pero todos son de origen marroquí; hay tres parejas y un trío de hermanos, y todos están en apariencia integrados en el pueblo. Pero sólo en apariencia. Es verdad que todos hablan castellano y catalán, que participan en las fiestas del pueblo, que hacen deporte con los equipos del pueblo, que tienen muchos amigos en el pueblo, que se han escolarizado en el pueblo y que algunos, como Younes Abouyaaqoub, han sido estudiantes excelentes y conseguido trabajos fijos; se trata, en fin, de un puñado de buenos chavales que no causan problemas y que, por cierto, apenas pisan la mezquita. Todo esto es verdad; pero también es verdad que todos esconden la herida profunda del desarraigo: son españoles, pero también son marroquíes (y sus padres quieren que sigan siéndolo); quieren mucho a sus familias, pero se avergüenzan de ellas; se han criado aquí, pero saben que no son de aquí, que en ningún sentido son como los de aquí, que en el colegio eran los moros (por eso las chicas no querían salir con ellos) y que siempre serán los moros; íntimamente sienten que su destino es ser ciudadanos de segunda, carne de cañón. Hasta que un día llega un nuevo imán al pueblo y se hace amigo de los líderes del grupo, y luego del grupo entero, con el que se reúne fuera de la mezquita, en su furgoneta o en su piso.

Entonces, gracias al imán providencial, todos encuentran respuestas a todas sus preguntas y culpables de todos sus males (de los suyos, los de sus familias y los de su gente), resuelven las angustiosas contradicciones que los desgarran, felizmente dejan de pensar y decidir por sí mismos, ven la luz. Un día el imán cita quizá una frase de Ali Shariati (“Para un ser humano morir equivale a garantizar la vida de la comunidad”), y entonces los chavales, ebrios de clarividencia e idealismo, comprenden que su destino no es ser secundarios sin futuro sino héroes, santos y mártires, redentores radiantes de su pueblo martirizado por Occidente. Y no mucho después Younes Abouyaaqoub —el mejor chaval del grupo, el más idealista, bondadoso e inteligente— alquila una furgoneta Fiat y, absolutamente seguro de estar cumpliendo con un deber sagrado, a toda velocidad baja 500 metros de La Rambla de Barcelona arrebatado por un delirio asesino que, en su cabeza, se parece a un éxtasis sangriento de beatitud y se parece al paraíso.

“Era un tío de puta madre”, dicen de Younes sus amigos de Ripoll. “Mis padres me lo ponían como ejemplo”, dice uno de sus compañeros de colegio. “Si me hubieran pedido que me tirara a una piscina vacía para defender su inocencia, lo habría hecho sin dudarlo”, dice una de sus educadoras. ¿Se equivocan todos? ¿Los engañó a todos el asesino? Por supuesto que no. Lo que pasa es que todos sabemos algo que está a la vista de todos, como la carta robada de Poe, pero preferimos ignorarlo. Todos sabemos que, adecuadamente envenenadas por una de esas ideologías tóxicas que prometen el cielo y acaban creando el infierno, las mejores personas pueden cometer las peores maldades. Todos lo sabemos, pero fingimos no saberlo. Porque, para nuestra moral pusilánime (o para nuestro fariseísmo), ese saber es insoportable.

Fin del artículo de Javier Cercas.

 

 

Cuando el tumulto parece que se ha calmado.

El absurdo atentado terrorista de   las Ramblas nos ha llenado de informaciones, imágenes, comentarios, algunas reflexiones, mucha propaganda y mucho ruido. Nos ha saturado

Ahora parece que volvemos a la normalidad. No se trata pues de continuar con el ruido sino de recuperar algunas perlas que tal vez se perdieron en el torrente mediatico.

Una de estas perlas, muchos ya lo notaron, fue una carta muy especial que publicó El Periódico. La de una educadora social que tuvo una amplia relación con algunos miembros de la banda que lanzó la agresión en las Ramblas y en Cambrils.

En síntesis, podemos decir que la educadora Raquel Llull nos cuenta la historia de su fracaso. Nos cuenta que, a pesar de su implicación personal, de forma incomprensible, su trabajo fracasó. Su narración es tan personal, tan sensible, que hay que leerla para saber de qué estamos hablando. No basta con un resumen.

Claro está, que el fracaso no es sólo suyo. Todo fracasa. El entorno social en el que ella desarrollaba su actividad profesional con tanto entusiasmo y dedicación, era inmejorable, según los standarts del oficio. Allí habia integración de la migración, según cuentan.

Pero…algo falló. No falló un poco. Falló totalmente. No sabemos qué es. ¿Podemos dejar el tema colgando? La educadora Raquel ha hecho su trabajo, lo ha explicado honradamente, sin tratar de disimular su responsabilidad. Pero no ha tenido la respuesta honrada que ella merecia. Los responsables han mirado hacia otra  parte, de hecho, la han tratado como si fuera una manifestación fuera de lugar, la expresión de una debilidad emotiva  propia de mujeres.

Es muy injusto. creo que la carta de Raquel merece atención. Es un gesto valiente desde  la “zona cero”. No podemos ignorarla si queremos salir de nuestra ignorancia sobre un hecho tan grave que podría repetirse.

Nosotros Gent Creativa, queremos hablar de este testimonio a fondo. No vamos a presentar una solución. Pero vamos a abrir una via, vamos a intentar una comparación entre lo que pasó durante meses en Ripoll y la vida de cada dia en la escuela Joaquim Ruyra del Raval de Barcelona. Hasta la próxima vez en nuestro blog

 

 

Para  quienes quieran leer la carta completa. Vale la pena.

El texto integro se encuentra más abajo

Redacción/ 22/08/2017 00:00 | Actualizado a 22/08/2017 14:40

http:www.elperiodico.com/es/sociedad/ 20170822/carta-educadora-social-ripoll-6237368

 

Raquel Llull es educadora social en Ripoll

Quiero explicar cosas que no saldrán en los periódicos ni en la tele. Necesito gritarlo a los cuatro vientos, porque mi corazón está muy triste, mucho.

Nunca había tenido un sentimiento tan fuerte como este, porque no es racional, no viene de algo que ves que tiene que pasar o que forma parte de la vida. Viene de otro sitio que no soy capaz ni de describir.

Estos niños eran niños como todos. Como mis hijos, eran niños de Ripoll. Como aquel que puedes ver jugar en la plaza, o el que carga una mochila enorme de libros, el que te saluda y te dejar pasar ante la cola del super, el que se pone nervioso cuando le sonríe una chica.

Me duelen las chispas que encienden el odio en las redes, en la calle, en el pueblo donde vivo, los periódicos …

Donde se muestra la ignorancia, el rencor, la indiferencia, el no respeto hacia el prójimo, los tópicos, las fronteras, el girar la cabeza hacia otro lado, el no saber ponerse en la piel del otro .

Y esto se repite siglo tras siglo, año tras año. ¿Qué estamos haciendo mal? Debemos detener esto. Debemos hacer algo. Y yo que creía que lo estaba haciendo bien, que había contribuido con mi granito de arena ….

Es cierto que nunca lo había vivido en primera persona y esto ha hecho que haya cambiado el punto de vista. Y además ahora lo veo desde el otro lado y estoy destrozada.

Las cosas que pasan en la tele o en la otra punta del mundo, son cosas que se acaban diluyendo y olvidando, y no se sabe lo que es cierto, o real. Y terminaba ganando la ira, la rabia e incluso acabamos aclamando «el ojo por ojo, diente por diente» para castigar estos actos.

Ahora tengo una sensación que se escapa …

Me duele ver el mosaico de Miró manchado de sangre. Me duele ver que es en mi ciudad. Me duele pensar que podría haber conocidos y familiares en las Ramblas donde he dejado más de un par de suelas caminando por ella.

Me duele que hayan sido ellos …

No puedo contener las lágrimas. Es más, no he podido dejar de llorar desde el primer día y sé que nunca podré dejar de hacerlo. Estoy destrozada, rota por dentro.

Sé que estos días la balanza y el apoyo se decanta hacia las víctimas, hacia los hijos perdidos, las familias destrozadas, la ciudad de duelo.

Pero permitidme contaros y enseñaros la otra cara de la moneda, la que no sale en los periódicos, la que no llora en público, la que en silencio se seca las lágrimas porque parece que esté mal visto llorar por ellos.

Permitidme enseñaros deciros cómo eran ellos, o al menos los niños que conocí yo. Mis pre-jóvenes del Lokal. Se me hace tan duro.

He trabajado casi toda mi vida, ahora ya tengo 41, en el mundo social, a pie de calle, en las trincheras como decimos nosotros. Nada más aterrizar en Ripoll, empecé a trabajar con un grupo jóvenes, pero había niños casi de todas las edades, unos cuidaban de los otros.

El más pequeño tenía unos 8 años y venía siempre de la mano de su hermano. Un hermano educado, tímido, amable, buen estudiante, tranquilo, en la escuela nunca se metía en líos. Un niño que siempre me ofrecía bolsas de quicos o alguna golosina que se compraba con el poco dinero que tenía.

Había dos hermanos siempre se peleaban. El mayor se ponía rojo cuando entraba aquella niña que le gustaba, aunque nunca le llegó a decir nada. Nunca fallaba al lokal cuando estaba ella.

Al cabo de un tiempo llegaron más jóvenes del Nador, muchos aprendieron sus primeras palabras y por qué no decirlo: insultos entre golpes de ping pong. Yo también aprendí algunos en su lengua,;).

Y cómo no, después venían los hermanos, las nuevas generaciones. Los traviesos, los de los ojos vivos y la sonrisa en la boca.

Todos íbamos creciendo y pasando etapas. ¡No sufrimos con la adolescencia, madre mía !! Entre granos, espinillas, testosterona, y sueños por cumplir. Todavía recuerdo las largas charlas en el despacho. Raquel necesito hablar contigo … y allí hacíamos nuestras tertulias y hablábamos del futuro.

Piloto, maestro, médico, colaborador de una ONG. ¿Cómo se ha podido esfumar esto? ¿Qué os ha pasado? ¿En qué momento …?¡¡Qué estamos haciendo para que pasen estas cosas !! Erais tan jóvenes, tan llenos de vida teníais todo una vida por delante … y mil sueños por cumplir.

Ya no podré volver a decir qué guapos estáis, o ¿ya tienes novia? O, madre mía cómo has crecido. No podré ver a sus hijos, como lo hago con los demás. No os podré abrazar … Me duele tanto. No me lo puedo terminar de creer.

Esto no debe quedar con una historia más, tenemos que aprender debemos hacer un mundo mejor. Practicando con el ejemplo, educando en la no violencia, transmiten el no odio, la igualdad. Educando en las escuelas, en los espacios abiertos, en las familias, a nuestros hijos …

Me quedan muchas cosas dentro y muchas instantáneas que nunca olvidaré.

Said, Moha, Moussa, Youssef, Omar … Younes … Y ahora Houssin … (es una pesadilla, la lista cada vez es más larga)

¿Cómo puede ser Younes …? Me tiemblan los dedos, no he visto a nadie tan responsable como tú …

Los actos que habéis cometido no tienen explicación y no son lícitos … la guerra la ira, el odio no llevan a ninguna parte. Nunca, en nombre de nadie. Ni para nadie. Ni dioses, ni banderas, ni religión … Sólo puedo decir que tengo el corazón roto …

 

Arte y educación innovadora: LOVA

 

Tertulia1

Un centro LOVA es un instituto donde los alumnos de una clase realizan una opera

durante todo el año. A través de este proyecto se integran los aprendizajes de todas las

asignaturas del instituto.

Este método se originó en Estados Unidos y alli funciona desde hace 30 años. En España

lo han adoptado algunos centros desde hace unos 10 años. Este año celebran pues su

fiesta.

Calculan que cada año realizan un proyecto unos 25 centros en diferentes localidades

españolas, la mayoria son centros públicos. Disponen de una plataforma para reciclar al

responsable de cada centro ,  que actua también como intercambiador de experiencias.

Mapa de centros LOVA

 

 

¿Qué objetivos tiene este método?

Aqui tenemos un video  corto donde se explican los responsables LOVA

En pocas palabras, se trata de crear un espacio de cooperación donde los alumnos actuan

según los diversos roles de una compañia de ópera. El profesor les facilita el método de

trabajo y se mueve como un entrenador de equipo.

Se trata de trabajar en grupo, de ayudarse mutuamente, de aprender por la acción.

El sistema ofrece entrenamiento en la gestión de emociones, práctica de valores éticos.

El proyecto artístico crea un entorno favorable a la gestión de emociones.

 

Cada centro adapta el método a su situación propia y a sus preferencias. El intercambio

de experiencias a lo largo de los años es una garantia de calidad.

Sabemos que hoy, muchos centros están emprendiendo proyectos dde trabajo en grupo ,

con o sin arte. Cada cual parte de sus propias ideas y crea su propio proyecto. Cuando lo

observamos desde fuera   constatamos que acaban inventando cosas que se parecen

bastante.

Para un centro determinado, mantener su propio estilo tiene un valor indiscutible. Pero

aprovechar las experiencias ajenas ofrece enormes oportunidades. Cuanto más diversos

los entornos culturales, sociales  o    linguisticos , más riqueza descubriremos en las

soluciones aportadas. El intercambio internacional de experiencias, los contrastes entre

universidades , institutos y primaria, los casos que implican diversos orígenes nacionales

, los proyectos artísticos de todo tipo, los proyectos de barrios y de empresas…todos

ofrecen enorme diversidad y estímulo creativo. La diversidad puede ser un objetivo

principal  del propio proyecto escolar.

 

Sin duda, el proyecto LOVA, como otros tantos que adoptan el trabajo en grupo,

representan una respuesta plena de sentido ante las demandas educativas que nuestra

sociedad detecta actualmente. No creo que se trate de un tema meramente académico o

gremial sino de una demanda social. Como en el caso de LOVA, muchas iniciativas

aparecen en la propia sociedad y cuentan con el apoyo activo de muchos padres

Creo que asi deber ser. Demasiado tiempo, hemos padecido una enseñanza marcada por

decisiones burocráticas centralizadas y dirigistas. Muchos nuevos proyectos aparecen

hoy   como iniciativas maduras con método propio y capacidad autocrítica. Esto

demuestra que nuesttra sociedad genera respuestas que precisan acciones de gobierno

consistentes: flexibilidad presupostaria, mejor selección y formación de profesores,

mayor adaptación a las situaciones diversas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: