gentcreativa

Historias de proyectos y experiencias que fomentan la innovación social, mediante emociones, cooperación y participación en un grupo.

Archivar en la categoría “E”

¿Qué pasará en 2017?

Aunque cada año podemos leer anticipaciones del futuro, raras veces se cumplen.

Lo peor es que los que hacen estas profecias no suelen revisarlas cuando el año ya ha pasado.

Asi que vuelven a empezar, sin complejos, al siguiente año.

Esto nos cuenta un experto en tecnologias, Luis Angel Fernandez Hermana LAFH

Columna de enero 2017

Profetas de pacotilla

Luis Ángel Fernández Hermana

En plena vorágine de predicciones sobre el futuro, que incluso nos están amargando la entrada al 2017, cuando todavía ni siquiera ha cumplido un añito de edad y las nubes no se han despejado, puedo declarar y declaro solemnemente, en contra de los profetas de pacotilla que nos rodean, que nada de lo que se dice que va a suceder, sucederá. Cada año, lustro, década, siglo, desde mucho antes de Nostradamus, y después, hasta las revistas más prestigiosas, piden a los expertos más reconocidos, que se mojen. Y, efectivamente, salen mojados. La tasa de acierto no suele superar el 5% y ahí se incluyen predicciones arriesgadas como que lloverá más que el año anterior, o que la tecnología nos seguirá sorprendiendo. No lo digo en broma. Hasta The Economist se ríe abiertamente de sus propias encuestas, aunque los consultados constituyan la flor y nata en sus respectivos campos de actividad.

¿Que nos está pasando, de donde viene esta fiebre adivinadora contra la que todavía no hay vacuna? Sencillo: estamos viviendo el fin de las religiones, mientras que, al mismo tiempo, prospera una sin competencia posible: el marketing, que incluso ya es una metástasis de las menguantes religiones de toda la vida. Su poderío estriba en que sus feligreses son simultáneamente todo: desde diáconos a Papas, escriben sus biblias, pregonan sus evangelios, predican sin necesidad de recluirse y formarse en monasterios o seminarios, indican sin un ápice de duda por donde aparecerá y cómo será la buena nueva… ¿Aciertan? ¡Qué vá! Fracasan una y otra vez, pero siguen adelante como si nada. ¿Cómo lo consiguen? ¿Por qué no se deprimen? Respuesta aún más sencilla: todos poseemos nuestra propia maquinaria de guerra de RRPP y marketing. Y la estamos usando con artillería pesada, nada de andarse con tonterías. 

Antes ibas al bar y contabas: “Anoche vi un documental curioso. Decía que los robots venían a por nosotros”. Hoy escribes robot en un buscador, te salen 3.000 millones de respuestas, pegas unas cuantas en tu blog y titulas: “Los robots vienen a por nosotros”, y ya has armado tu propia marimorena: los que te leen se ven obligados a decirla aún más gorda, si no, ¿cómo van a seguir predicando? Inmediatamente se desata el furor predictivo: que si la Inteligencia Artificial, que si la nevera vigilante, o el coche guiado por el hombre invisible, o los aviones que reconocen a qué aeropuerto se dirige cada pasajero, que si sí o que si no… En realidad, no hay que preocuparse, la cola de espera es prácticamente tan infinita como las posibilidades que ofrece Internet: ahí tenemos ya al ADN de borro y pego, la Internet de las Cosas (esta es maravillosa, repleta de tesoros), por no hablar de Trump y su twitter de destrucción masiva.

¿Me puedo equivocar?

      @luisangelfh

    Coladepez.com

 
    La brevedad es
    para los débiles

 

 

Grupos interactivos: aprender ayudando al compañero

La Escuela joaquim Ruira de l’Hospitalet nos cuenta cómo trabajan con “grupos interactivos”. Grupos de 5 niños de edades diferentes que trabajan en grupo con un profesor o un voluntario, familliar o vecino

El centro funciona con un sistema de evaluación permanente que le asegura el nivel de resultados deseados en todos los casos.

A pesar de su ubicación en una zona de gran diversidad social y de nivel económico bajo, su nivel de resultados se iguala con los centros de zonas de población homogénea, sin inmigración y alto nivel de recursos.

En esta escuela han podido aplicar un método que necesita grupos pequeños ,sin contar con ayudas extra de la administración, gracias a su programa de voluntarios, padres y vecinos de la escuela.

Con el arte entrenamos nuestro cerebro ante el miedo

Tenemos hoy un contacto que os puede interesar: habla de la música y de su acción sobre el cerebro

Es un tema que ya lleva años en estudio y que ya se aplica a la medicina, al tratamiento de Alzeimer,

a la educación..

Si quereis saber más, aqui hay una referencia, Fernando Manes, neurólogo y neurocientifico en varias

universidades (Argentina, California, Australia).

http://elpais.com/elpais/2015/08/31/ciencia/1441020979_017115.html

 

*****

Es pues un tema muy potente.

Pero hoy vamos a subrayar un aspecto que tiene relación directa con la gestion de los miedos colectivos.

Nos cuentan que nuestro cerebro anticipa la música que va a escuchar cuando estamos en un concierto.

Esta capacidad resulta de las experiencias musicales que hemos acumulado y

la combinación de este archivo histórico con las sensaciones que estamos experimentando.

Es realmente impresionante. Se ha verificado que esta capacidad de anticipación funciona

en permanencia, de forma inconsciente.

De hecho, no funciona solo con la música: también lo hace con otras artes, como la danza,

el teatro o el cine. o la literatura

Aqui tenemos  pues la oportunidad de mejorar nuestas capacidades de anticipación

en la vida (y de relajar nuestros miedos)  si practicamos y experimentamos previamente

con el arte (lo cual significa, experiementar sin riesgo).

 

***

Este tema me recuerda el artículo reciente de Victor Lapuente sobre cómo los griegos

“se entrenaron” para superar la batalla de Samotracia,

sufriendo previamente en el teatro tensiones y dramas ficticios.

https://gentcreativa.wordpress.com/2016/08/30/poesia-y-estrategia/

 

****

Si fueramos capaces de entender las capacidades de nuestro cerebro, sabriamos como paliar

las emociones violentas que vivimos de forma colectiva.

Emociones que no entendemos y que nos controlan de forma espectacular.

Estamos viviendo este fenómeno cada dia con la campaña electoral de USA y el personaje Trump.

¿cómo es posible que tantos millones de votantes le estén siguiendo  a pesar de

las barbaridaddes que suelta sin vergüenza?

Sólo se entiende si estas personas estan traumatizadas por emociones colectivas. previas.

Seria bueno que pudieran hacer ejercicios de anticipación con vivencias artísticas, no?

Tenemos mucho que aprender de estas emociones

 

 

Pararrayos

Empezamos con una nueva palabra: pararrayos.

Porque en Gent Creativa conectamos las grandes tempestades de las alturas

con la tierra que pisamos.

Porque entendemos que cualquier situación o conflicto que se produce en un plano que no esta a nuestro alcance, creemos que tiene relación con la pequeñas cosas que nos rodean y que están en nuestra vida cotidiana, y en estas si que podemos intervenir, ser parte actora y creativa.

 

Por esto hablábamos hace poco de los miedos que corren por Europa y de  las experiencias de una escuela que hace prácticas socio emotivas en grupo con actividades artísticas.

Son dos mundos que están muy alejados pero que sabemos que están conectados.

Maravillas de los rayos.

 

***

Así pues, no nos sentimos impotentes y desbordados por los rayos y truenos de nuestra Europa.

Nuestra respuesta pasa por las intuiciones y emociones de la persona.

El vehículo de nuestra conexión es el lenguaje poético, es decir, una visión de la vida a través de la música, de la danza, de la pintura, del teatro, de la literatura, del video.

 

Cuando estas actividades se practican en grupos que interactúan, que trabajan en perfeccionarse, con un artista que les estimula, cuando saben vivir en el lenguaje poético.

 

Es aquí donde emerge el sentido de la vida, lo que nos permite dar  la cara frente a las grandes tormentas de nuestro tiempo, de forma compartida.

 

++++

 

En Gent Creativa, nuestra tarea consiste en descubrir el sentido de la vida en cada experiencia de grupos interactivos que comparten proyecto artístico o poético.

 

Extraer el valor educativo de cada experiencia, más allá de su ejecución inmediata, apuntar el valor emotivo que compartimos, el sistema de valores que desarrollamos con nuestra acción.

 

****

Nos preguntamos qué herramienta necesitamos para potenciar nuestra actividad como Gent Creativa.

Es decir, nos preguntamos cual seria la mejor forma de dar a conocer esta visión de Gent Creativa, plasmada en las diversas experiencias que vamos detectando y que la sustentan. Sin experiencias, sin hechos concretos que demuestran que se hacen cosas que transforman la realidad, nuestras tertulias, nuestras palabras serian esto: parloteo y especulación !!

 

También nos preguntamos a quien nos dirigimos, a quien queremos transmitir y comunicar esta visión y las experiencias que hoy mismo se están llevando a cabo y que la sustentan.

 

Y con que herramientas??

 

¿Hablamos de un libro, un mini video?

Algo que se presenta en forma de flashes, de frases cortas, de imágenes, de música, algo que no dice pero que evoca, para gente que puede evocar algo porque vive una experiencia que está realizando con otros, una experiencia poética de superación constante.

 

No valen las rutinas ni las técnicas ni las recetas.

 

Sin superación no salimos de nuestro mundo de rutinas mediocres.

 

Sin artistas que nos estimulen no podemos adivinar lo que nos estamos perdiendo.

 

No se trata de redactar un manual de buenas practicas, un recetario de “cocina” de Gent Creativa destinado a educadores o emprendedores; para nosotros es un poco al revés, es identificar experiencias educativas, formativas, creativas, de trabajo y de ocio, de convivencia y de solidaridad, para jóvenes y para mayores, que se están dando hoy en todos los ámbitos, y que por su naturaleza nos parecen que responden a criterios propios y no ha imposiciones ni manipulaciones del mercado, de los políticos, de los populismos, de las multinacionales…

 

No, nosotros no vamos a hacer un manual ni un catecismo, pero en cambio si que vamos a recoger estas experiencias detectadas, estas semillas que como una “hierba buena” crecen en entornos enfermos y alienados pese a todas las dificultades, y las vamos a divulgar como ejemplos reales de que si hay voluntad, imaginación, esfuerzo, creatividad (sea en poesía, música o matemáticas!! ), desde un barrio, en la escuela o instituto, en un pueblo o ciudad, con mas o menos recursos, se pueden llevar a cabo acciones transformadoras beneficiosas para sus promotores, sus ejecutores, su entorno más inmediato y a través de nuestras herramientas de internet o publicaciones, pueden ser estimulo para otras acciones similares en otros lugares con condiciones similares.

 

++++++

 

Hay que contemplar las experiencias (en una escuela, en un barrio, en un taller de danza o de poesía, en un huerto de jóvenes y mayores o en una curso de emprendedores, en una experiencia musical…) no solo por el valor que contienen en si mismas y para aquellos que se benefician directamente, sino también como semillas que se van sembrando o como pequeñas manchas de aceite que se van extendiendo en la comunidad, abajo, al nivel de los efectos del rayo.

 

Cada experiencia como un pararrayos que recoge su energía y le da la vuelta a través de acciones de respuesta que transmiten a la comunidad mensajes de esperanza, emociones creativas, valores, poesía, música, arte…

 

Resumiendo: nosotros divulgamos experiencias que hablan por si solas, no recetas con una larga lista de condimentos!!

Nestor participa ahora en el debate post Tertulia

Aqui podeis encontrar las aportaciones de Nestor.

G.C.¿porqué hablamos del efecto “pararrayos”?

N.P. Porque entendemos que cualquier situación o conflicto que se produce en un plano que no esta a nuestro alcance, creemos que tiene relación con la pequeñas cosas que nos rodean y que están en nuestra vida cotidiana, y en estas si que podemos intervenir, ser parte actora y creativa.

Es decir, nos preguntamos cual seria la mejor forma de dar a conocer esta visión de Gent Creativa, plasmada en las diversas experiencias que vamos detectando y que la sustentan. Sin experiencias, sin hechos concretos que demuestran que se hacen cosas que transforman la realidad, nuestras tertulias, nuestras palabras serian esto: parloteo y especulación !!

 También nos preguntamos a quien nos dirigimos, a quien queremos transmitir y comunicar esta visión y las experiencias que hoy mismo se están llevando a cabo y que la sustentan.

 

G.C. Y con que herramientas?? ¿Hablamos de un libro, un mini video?

 No se trata de redactar un manual de buenas practicas, un recetario de “cocina” de Gent Creativa destinado a educadores o emprendedores; para nosotros es un poco al revés, es identificar experiencias educativas, formativas, creativas, de trabajo y de ocio, de convivencia y de solidaridad, para jóvenes y para mayores, que se están dando hoy en todos los ámbitos, y que por su naturaleza nos parecen que responden a criterios propios y no ha imposiciones ni manipulaciones del mercado, de los políticos, de los populismos, de las multinacionales…

No, nosotros no vamos a hacer un manual ni un catecismo, pero en cambio si que vamos a recoger estas experiencias detectadas, estas semillas que como una “hierba buena” crecen en entornos enfermos y alienados pese a todas las dificultades, y las vamos a divulgar como ejemplos reales de que si hay voluntad, imaginación, esfuerzo, creatividad (sea en poesía, música o matemáticas!! ), desde un barrio, en la escuela o instituto, en un pueblo o ciudad, con mas o menos recursos, se pueden llevar a cabo acciones transformadoras beneficiosas para sus promotores, sus ejecutores, su entorno más inmediato y a través de nuestras herramientas de internet o publicaciones, pueden ser estimulo para otras acciones similares en otros lugares con condiciones similares.

 

Hay que contemplar las experiencias (en una escuela, en un barrio, en un taller de danza o de poesía, en un huerto de jóvenes y mayores o en una curso de emprendedores, en una experiencia musical…) no solo por el valor que contienen en si mismas y para aquellos que se benefician directamente, sino también como semillas que se van sembrando o como pequeñas manchas de aceite que se van extendiendo en la comunidad, abajo, al nivel de los efectos del rayo.

Cada experiencia es como un pararrayos que recoge su energía y le da la vuelta a través de acciones de respuesta que transmiten a la comunidad mensajes de esperanza, emociones creativas, valores, poesía, música, arte…

Resumiendo: nosotros divulgamos experiencias que hablan por si solas, no recetas con una larga lista de condimentos!!

Sobre los excesos del Facebook

Me ha llegado una nota que sabe poner en su sitio a los que

adoptan con poco criterio,  las modas tecnológicas

hasta llegar incluso a hacer el ridículo.

Como me llega en francés, la he traducido.

***

Como no tengo Facebook

intento hacer amigos

fuera del verdadero Facebook,

aplicando los mismo principios.

Asi pues, bajo a la calle y explico a los que pasan

lo que he comido, cómo me siento, lo que hice ayer,

lo que voy a hacer mañana,

les doy fotos de mi mujer y de mis hijos, del perro que tuve,

de mi limpiando el coche y de mi mujer cosiendo.

 

Escucho las conversaciones de la gente y les digo:”me gusta”.

Y esto funciona: actualmente ya tengo cuatro personas que me siguen.

Dos policias, un psiquiatra y un psicólogo.

Muy cordialmente

 

El autor:

Jean Baumé

106, rue principale

49630 MAZÉ

 

La idea de Europa de George Steiner

La idea de Europa

por George Steiner

Los pararrayos tienen que estar conectados a la tierra. Hasta las ideas más abstractas y especulativas deben estar ancladas en la realidad, a la esencia de las cosas. ¿Qué sucede, pues, con la “idea de Europa”? Europa está compuesta de cafés. éstos se extienden desde el café favorito de Pessoa en Lisboa hasta los cafés de Odesa frecuentados por los gangsters de Isaak Bábel.

 | 01/09/2005 |  Edición impresa


Reboredo y Sañudo

Van desde los cafés de Copenhague ante los cuales pasaba Kierkegaard en sus contrados paseos hasta los mostradores de Palermo. No hay cafés primeros ni determinantes en Moscú, que es ya un suburbio de Asia. Muy pocos en Inglaterra después de una moda pasajera en el siglo XVIII. Ninguno en Norteamérica fuera del puesto avanzado galo de New Orleans. Si trazamos el mapa de los cafés, tendremos uno de los indicadores esenciales de la “idea de Europa”.

El café es un lugar para la cita y la conspiración, para el debate intelectual y para el cotilleo, para el flâneur y para el poeta o el metafísico con su cuaderno. Está abierto a todos; sin embargo, es también un club, una masonería de reconocimiento político o artístico-literario y de presencia programática. Una taza de café, una copa de vino, un té con ron proporcionan un local en el que trabajar, soñar, jugar al ajedrez o simplemente mantenerse caliente todo el día. Es el club del espíritu y la poste-restante [apartado de correos] de los homeless. En el Milán de Stendhal, en la Venecia de Casanova, en el París de Baudelaire, el café albergó a la oposición política que existía, al liberalismo clandestino. Tres cafés principales de la Viena imperial y de entreguerras ofrecieron el ágora, el centro de la elocuencia y la rivalidad, a escuelas contrapuestas de estética y economía política, de psiconalálisis y filosofía. Quienes quisieran conocer a Freud o a Karl Kraus, a Musil o a Carnap, sabían exactamente en qué café buscarlos, en qué Stammtisch [mesa] se sentaban. Danton y Robespierre se reunieron por última vez en el Procope. Cuando las luces se apagaron en Europa, en agosto de 1914, Jaurès fue asesinado en un café. En un café de Génova escribe Lenin su tratado sobre empirocriticismo y juega al ajedrez con Trotski.

Obsérvense las diferencias ontológicas. Un pub inglés, un bar irlandés tienen su propia aura y sus mitologías. ¿Qué sería de la literatura irlandesa sin los bares de Dublín? Si no hubiera existido la Museum Tavern, ¿dónde se habría tropezado el Dr. Watson con Sherlock Holmes? Pero no son cafés. No tienen mesas de ajedrez, ni periódicos gratuitos en sus perchas, a disposición de los clientes. Sólo muy recientemente se ha convertido el propio café en una costumbre pública en Gran Bretaña, y conserva su halo italiano. El bar americano desempeña un papel vital en la literatura y el eros norteamericano, en el carisma icónico de Scott Fitzgerald y Humphrey Bogart. La historia del jazz es inseparable de él. Pero el bar americano es un santuario de luz tenue, incluso de oscuridad. Retumba con la música, muchas veces ensordecedora. Su sociología, su tejido psicológico están impregnados de sexualidad, de la presencia de mujeres, bien sea esperada, soñada o real. Nadie escribe tomos sobre fenomenología en la mesa de un bar americano (compárese con Sartre). Hay que pedir nuevas bebidas si uno quiere seguir siendo bienvenido. Hay “gorilas” para expulsar a los no deseados. Cada uno de estos rasgos define un ethos radicalmente distinto del propio del Café Central, el Deux Magots o el Florian. “Habrá mitología mientras haya mendigos”, dijo Walter Benjamin, un apasionado entendido en cafés y peregrino entre ellos. Mientras haya cafés, la “idea de Europa” tendrá contenido.

Europa ha sido y es paseada. Esto es fundamental. La cartografía de Europa tiene su origen en las capacidades de los pies humanos, en lo que se considera son sus horizontes. Los hombres y mujeres europeos han caminado por sus mapas, de aldea en aldea, de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad. La mayoría de las veces, las distancias poseen una escala humana, pueden ser dominadas por el viajero a pie, por el peregrino a Compostela, por el promeneur, ya sea solitario, ya gregario. Hay trechos de terreno árido, intimidatorio; hay ciénagas; se elevan altas cumbres. Pero ninguna de estas cosas constituye un obstáculo definitivo. No hay sáharas, no hay badlands, no hay tundras impracticables. Los tramos montañosos tienen sus refugios como los parques tienen sus bancos. Los Holzwege [caminos de bosque] de Heidegger guían por el más tenebroso de los bosques. Europa no tiene ningún Valle de la Muerte, ninguna Amazonia, ningún “outback” intransitable para el viajero.

Este hecho determina una relación esencial entre la humanidad europea y su paisaje. Metafóricamente -pero también materialmente-, ese paisaje ha sido moldeado, humanizado por pies y manos. Como en ninguna otra parte del planeta, a las costas, campos, bosques y colinas de Europa, desde La Coruña hasta San Petersburgo, desde Estocolmo hasta Messina, les ha dado forma no tanto el tiempo cronológico como el humano e histórico. En el borde del glaciar está sentado Manfredo. Chateaubriand declama en los cabos peñascosos. Nuestros campos, estén cubiertos de nieve o en el amarillo mediodía del verano, son los que conocieron Brueghel o Monet o Van Gogh. Los bosques más umbríos contienen ninfas o hadas, ogros o pintorescos ermitaños. Al viajero nunca le parece estar muy lejos del campanario del próximo pueblo. Desde tiempo inmemorial, los ríos han tenido vados, vados incluso para bueyes, “Oxfords”, y puentes para bailar en ellos, como el de Avignon. Las bellezas de Europa son totalmente inseparables de la pátina del tiempo humanizado.

Una vez más, la diferencia con Norteamérica, mucho más con áfrica y Australia, es radical. Uno no va a pie de una población americana a la siguiente. Los desiertos del interior australiano, del suroeste americano, los “grandes bosques” de los estados del pacífico o de Alaska, son casi impracticables. La magnificencia del Gran Cañón, de los pantanos de Florida, de Ayer’s Rock, en la inmensidad australiana, es la de un dinamismo tectónico, geológico, casi amenazadoramente irrelevante para el hombre. De ahí la sensación, con frecuencia expresada por turistas que viajan desde Europa al Nuevo Mundo o a las Antípodas, de que los paisajes europeos han ido a la manicura, de que sus horizontes sofocan. De ahí la sensación de que los “grandes cielos” americanos, surafricanos, australianos, son desconocidos en Europa. A ojos americanos, incluso las nubes europeas pueden parecer domesticadas: atestadas están de antiguos dioses con vestiduras de Tiépolo.

Algunos elementos integrantes del pensamiento y la sensibilidad europeos son, en el sentido originario de la palabra, “pedestres”. Su cadencia y su secuencia son las del caminante. En la filosofía y en la retórica griegas, los peripatéticos son, literalmente, los que viajan a pie de una polis a otra, aquellos cuyas enseñanzas son itinerantes. En la métrica y en las convenciones poéticas de Occidente, el “pie”, el “compás”, el enjambement [encabalgamiento] de versos o estrofas nos recuerda la estrecha intimidad que existe entre el cuerpo humano recorriendo la tierra y las artes de la imaginería. Buena parte de la teorización más incisiva es generada por el acto de caminar.

[La idea de Europa, de George Steiner, aparece la semana que viene en Siruela.]

Imprimir Enviar a un amigo Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame


Por favor, Sansón, no muevas las columnas!

caos.20120416172316387_0001

Hablamos hoy del Sansón de la Biblia.Del Libro de los Jueces

Este era uno de mis temas preferidos cuando en la escuela estudiábamos la “Historia

Sagrada”. Sansón, un  gigante que caia preso de sus enemigos, que lo utilizaban para

divertirlos en una banquete.

Lo habian dejado ciego y lo habian encadenado a las columnas que sostenian el palacio.

Sanson tomó impulso y rompió las columnas, con lo que se hundió el palacio, sus

enemigos y el propio Sansón.

 

***

Entonces era nuestro héroe preferido. Nosotros compartiamos su indignación.

Lo habian derrotado pero , sobretodo, lo habian humillado.

Ahora veo que Sansón era un indignado que llevó su furia hasta el final. No le importaba

morir si con esto también morian sus enemigos.Comprendo sus sentimientos. Pero

creo  que no pensó con la cabeza.

Hoy, muchos toman a sansón como modelo. No piensan con la cabeza sino con la

indignación. Tiran adelante sin considerar que ellos también van a hacerse  daño.

Hay vencidos y humillados contra el capitalismo, contra las hipotecas y los bancos, contra

nuestros  vecinos de toda la vida, contra los refugiados de la guerra de Siria, contra el euro.

Hay indignados de derechas y de izquierdas…todos tienen razón, respetamos sus

sentimientos, algunos los compartimos.

***

Ellos no necesitan pensar. Como Sansón, si siguen asi se les va a caer el palacio encima.

¡Por favor, Sansón, no muevas las columnas!

 

 

 

 

 

 

 

¿De qué tenemos miedo hoy?

 

Un ejemplo de la Europa de hoy

A título de ejemplo: estos dias hablamos de las elecciones generales celebradas en Austria.

Por muy pocos votos ha salido ganando el partido ecologista. La extrema derecha ha

estado a un paso de hacerse con la mayoria. Los dos partidos tradicionales, derecha e

izquierda , salen perdedores. Pareceque no entienden lo que pasa.

***

Nos vamos acostumbrando a este tipo de elecciones en Europa. Van creciendo algunas

opciones políticas que parecen absurdas, sin sentido.. En cada pais toman formas

diferentes, pero hay algo en común: gente que prefiere apostar por caminos poco

razonables, que no quieren saber demasiado lo que pasaria si relamente se pusieran en

practica sus propuestas. Candidatos que parecen poco razonables, con poca

experienciade gobierno.

*****

Si pensamos en el caso de Austria, hablamos de un pais con poco paro, del orden del

5%. Su situación económica parece envidiable. ¿Por qué necesitan un cambio radical en

su gobierno? Un pais europeo con un nivel intelectual de primera linea, con un alto

reconocimiento internacional que parece buscar la solución a sus problemas en cerrar sus

puertas a los migrantes, a Europa, al comercio internacional, al contagio con otras

culturas..

****

 

Tenemos miedo

¿De qué tienen miedo? ¿Dónde está el enemigo exterior que los amenaza? ¿No parece

ser un miedo patológico? ¿No encontramos miedos parecidos en otros paises de

Europa?

En Gran Bretaña, en Francia, en Cataluña, en Polonia, en Hungria, en Eslovenia, en

Finlandia…

Tal vez el miedo patológico de Israel es de la misma naturaleza. Se sienten amenazados de

forma inminente, cuando , en realidad, viven de forma envidiable

****

Hablamos de gente que comparte miedos, gente indignada que reclama decisiones

radicales, incapaz de escuchar opiniones razonadas, justificaciones  apoyadas en cálculos

científicos..

Los que tienen miedo parecen  cada dia son más numerosos y  no cambian de opinión ante

las evidencias que se van produciendo.

 

 

Esto ya habia pasado antes

Aunque parece un fenómeno insólito, no lo es tanto. Desde 1900 Europa empezó a vivir

una situación parecida.Ya hablaremos de esto en detalle, pero os anticipo dos libros muy

interesantes para  los que  ya teneis curiosidad: “El mundo de ayer” de Stephan Zweig, y

“Años de vértigo” de Philipp Blom. También leeremos cosas de Romain Rollain, un

europeo convencido en plena guerra, un artista que lo vivió y que dio su respuesta en

términos artísticos con “Johann Christof”.

Aunque ahora nos parezca mentira, en el 1900, los cambios eran de vértigo, todo cambiaba

a la vez, más que ahora.

Habia entusiasmo ante el “progreso” pero también hubo miedo masivo, compartido por

millones de personas, que avanzaron decididas hacia la propia ruina. Lo llamo “el

complejo de Sansón”. Cuando el conflicto no está fuera, en el mundo objetivo, sino en el

sujeto. La respuesta tendrá que venir por el sujeto también.

 

 

Sin libertad no hay pensamiento.

Estas personas parecen insensibles a lo que pasa, a los argumentos y a las cifras

Aqui nos interesa ver cómo hay momentos en que los mecanismos de la razón dejan de

funcionar para millones de personas que comparten emociones colectivas de miedo e

indignación.

Todos conocemos personas que funcionan asi hoy en dia.

No vale la pena argumentar con ellas.

Viven en una campana de cristal, una  especie de “religión” que les confiere una gran

seguridad. Con ellos, mejor no hablar de política.(esto ya nos pasaba con gente muy

religiosa en los años 40 y 50)

****

Aqui, en Gent Creativa, trabajamos desde hace años en otras formas de pensar la realidad,

que combinan la razón , la vivencia y la emoción. Por ejemplo, si mirais este video corto

podeis entender y podeis sentir cómo un grupo de jóvenes superan una realidad social

viciada por decadas de violencia y muerte (en el Pais Vasco). Os recomiento ver y sentir

este video corto  cinco dias para bailar

***

Aqui no encontrareis discursos morales ni razonamientos. Aqui hay un grupo de jóvenes

que bailan. No especulan sino que actuan. A través de su acción generan un conocimiento

inédito. El video muestra sus caras, sus gestos, sus dudas, sus miedos, sus gritos, los

comentarios de los profesores bailarines. Al final de los cinco dias han asumido su

realidad, han descubierto que son capaces, han aceptado que ellos ya no son victimas sino

que forman parte de la solución.

No hay que leer ni escuchar. Hay que actuar y comprender, hay que razonar y sentir.

Este es el otro camino. Donde las emociones ya no son una barrera. Donde el miedo se ha

superado. Donde cada cual descubre y asume su libertad. Donde el compañero puede

ayudar y ser ayudado. Pensar desde la libertad. Sin libertad no hay pensamiento.

En Gent Creativa tenemos muchos ejemplos como este. Traeremos más.

 

 

 

 

 

Notas de la Tertulia del 7 de Mayo

arbre retallat

Presentamos la versión en catalán y a continuación, la versión en castellano:

“No em puc permetre esperar la casualitat, ni tenir paciència esperant l’èxit”

La tertúlia es la tertúlia i els tertulians som humans, i a vegades no ens podem desprendre de l’actualitat política que ens envolta i deixar-nos emportar per a tota mena de reflexions i divagacions que, feliçment, quant ens en adonem de que comencen a semblar massa a qualsevol tertúlia convencional radiofònica o televisiva, sempre hi ha algú clarivident que fa un toc d’atenció i ens fa tornar al nostre eix principal.

Al final per arrancar pel “recte camí”, vàrem partir d’una frase de Romain Rolland que el Santi ja havia penjat al blog de Gent Creativa: “No em puc permetre esperar la casualitat, ni tenir paciència esperant l’èxit”

Cadascú en va poder fer la seva pròpia lectura, però el debat o la reflexió ens varen portar a parlar, potser una vegada més, de compromís individual, de fidelitat a les pròpies creences i conviccions, de l’acció personal i del compromís més enllà de resultats i d’immediatesa.

Som importants o és important allò que som, per que el món que per a nosaltres és allò de més immediat, pròxim, el nostre veïnatge, vegi i rebi aquella saviesa que posseïm resultat de la nostra vida, la nostra experiència i la fidelitat en cadascú de nosaltres a principis i creences. El nostre esperit crític i lliure, desprès, son necessaris!!

No vàrem parlar contra les militàncies i els enquadraments, però si contra les limitacions, les dependències i servituds que poden crear i, en el nostre cas, es a dir, en el cas dels tertulians presents aquest dissabte passat dia 7 de maig al Café Viena de Sant Cugat, vàrem manifestar i expressar el nostre sentiment absolutament lliure per a fer i dir allò que veritablement creiem, encara que vagi en contra del políticament correcte, d’allò més mediàtic i entès normalment. La nostra edat i el nostre saber ens encoratgen envers el que passa al nostre entorn i envers nosaltres mateixos.

Vàrem veure que érem capaços de ser crítics amb nosaltres mateixos, de rellegir la nostra pròpia història i de fer-ne interpretacions i lectures actuals a la llum de la nostra pròpia maduració. I prou valents com per dir: si em tornes a trobar en aquell moment, en aquella circumstància actuaria d’un altra manera, no sabia el que em feia o em vaig deixar portar pels demés…!!

Tot plegat coses molt velles però molt noves, valors i emocions una vegada més, sentit de transcendència, fidelitat actituds personals.

Vàrem parlar de mestratges i de referents, del testimoni de persones “més sàvies” que nosaltres, d’ara i d’altres èpoques que en camps ben diversos i moments històrics diferents, han fet aportacions i per a nosaltres son exemple de compromís individual, de no rendir-se, de no cercar l’èxit mediàtic, de fidelitat als propis valors en circumstàncies difícils, gent que a la seva manera ha estat creativa alhora d’encarar la seva vida, la seva activitat…: escriptors com el propi Romain Rolland, pintors com Xavier Valls, Joaquim Torres-Garcia o Carles Fontseré, el neuròleg Oliver Sacks i tants d’altres.

Molts d’aquests que hem citat no han tingut o varen tenir una vida fàcil, varen nadar contracorrent o la fidelitat a les seves conviccions pel damunt de consignes els va transformar en persones incòmodes, marginades, de qui es censurava allò que feien o manifestaven

Acabàrem la tertúlia parlant d’uns i altres, dels que feliçment disposem de memòries o biografies, llibres i testimonis que ens il·lustren amb precisió de les seves històries i del seu comportament. Això ens esperança i ens encoratja, ens fa sentir membres d’aquesta estranya confraria de gent creativa!!

arbre retallat

Versión en castellano:

“No me puedo permitir esperar la casualidad, ni tener paciencia esperando el éxito”

La tertulia es la tertulia y los tertulianos somos humanos, y a veces no podemos abstraernos del ruido y de la actualidad política que nos rodean y nos dejamos llevar por todo tipo de reflexiones y divagaciones que, felizmente, en cuanto sin darnos cuenta empiezan a parecerse en demasía a cualquier tertulia convencional radiofónica o televisiva, siempre hay alguien clarividente que nos da una llamada de atención que nos permite retomar el eje principal de nuestras reflexiones y debates.
Así, en nuestro último encuentro, para retomar el “recto camino”, partimos de una frase de Romain Rolland que Santi ya había colgado en el blog de Gente Creativa: “No me puedo permitir esperar la casualidad, ni tener paciencia esperando el éxito”
Cada uno pudo hacer su propia lectura, pero el debate o la reflexión nos llevaron a hablar, tal vez una vez más, de compromiso individual, de fidelidad a las propias creencias y convicciones, de la acción personal y del compromiso más allá de resultados y de inmediatez.
Somos importantes o es importante lo que somos, para que el mundo inmediato que nos rodea, próximo, nuestra vecindad, vea y reciba aquella sabiduría que poseemos resultado de nuestra vida, nuestra experiencia y la fidelidad de cada uno de nosotros a sus principios y creencias. Nuestro espíritu crítico, libre y desprendido, son necesarios !!
No estamos contra la militancia ni el encuadre en organizaciones, pero si contra las limitaciones, las dependencias y servidumbres que pueden crear y, en nuestro caso, es decir, en el caso de los tertulianos presentes el pasado sábado día 7 de mayo en el Café Viena de Sant Cugat, manifestamos y expresamos nuestro sentimiento absolutamente libre para hacer y decir lo que verdaderamente creemos, aunque vaya en contra de lo políticamente correcto, de lo más mediático y entendido comúnmente. Nuestra edad y nuestro saber nos alientan para posicionarnos e intervenir en lo que ocurre en nuestro entorno y en nosotros mismos.
Vimos que éramos capaces de ser críticos con nosotros mismos, de releer nuestra propia historia y de hacer interpretaciones y lecturas actuales a la luz de nuestra propia madurez. Y lo suficientemente valientes como para decir: si me volviera a encontrar en ese momento, en esa circunstancia actuaría de otra manera, no sabía lo que me hacía o me dejé llevar por los demás … !!
Todo ello cosas muy viejas pero muy nuevas, valores y emociones una vez más, sentido de trascendencia, fidelidad y actitudes personales.
Hablamos de maestrías y de referentes, del testimonio de personas “más sabias” que nosotros de ahora y de otras épocas que, en campos muy diversos y momentos históricos diferentes, han hecho aportaciones que para nosotros son ejemplo de compromiso individual, de no rendirse, de no buscar el éxito mediático, de fidelidad a los propios valores en circunstancias difíciles, gente que a su manera ha sido creativa en como vivir su vida, su actividad …: escritores como el citado Romain Rolland, pintores como Xavier Valls, Joaquín Torres García o Carles Fontseré, el neurólogo Oliver Sacks y tantos otros.
Muchos de estos que hemos citado no han tenido o tuvieron una vida fácil, tuvieron que nadar contracorriente o la fidelidad a sus convicciones por encima de consignas los transformó en personas incómodas, marginadas, de quien se censuraba lo que hacían o manifestaban.
Acabamos la tertulia hablando de unos y otros, de los que felizmente disponemos de memorias o biografías, libros y testimonios que nos ilustran con precisión de sus historias y de su comportamiento. Esto nos da esperanza y nos estimula, nos hace sentir miembros de esta extraña cofradía de gente creativa !!

 

 

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: