gentcreativa

Historias de proyectos y experiencias que fomentan la innovación social, mediante emociones, cooperación y participación en un grupo.

Emociones y terroristas

En Gent creativa trabajamos sobre ejemplos de proyectos de innovación social impulsados por emociones. Emociones de grupos que hacen arte, que juegan con ordenador, que hacen deporte, o que siguen métodos innovadores de enseñanza en grupo.

Pero todos sabemos que también hay grupos que trabajan sobre emociones cuya finalidad puede ser destructiva. Porque las emociones no son buenas ni malas: la finalidad puede ser buena o mala. “Por sus frutos los conocereis”. El truco de las emociones ya era conocido en tiempos de Jesús, aunque hoy, para muchos, todavia es un tema nuevo.

Hablaremos de emociones y terroristas. Es una experiencia que no he vivido pero que he podido seguir en una película excelente: “Caballos de Dios”. (“Les chevaux de Dieu”, de Nabil Ayouch) Una película producida en África del norte y Europa, que narra un gran atentado producido en Casablanca en 2003.

Más información sobre el film: http://www.allocine.fr/film/fichefilm_gen_cfilm=206431.html

Ver en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=18VPabscp2s

Evidentemente no soy un experto en temas de terror, pero creo que este film se ha hecho con mucha profesionalidad, huyendo de tópicos, que en temas de terrorismo , abundan. Asi pues, tomando el film como documento, sólo quiera anotar el proceso que siguen los jóvenes de un barrio pobre de Casablanca hasta ejecutar un atentado salvaje. El método de trabajo es típico de las sectas. Tiene cuatro pasos. Como veremos, no son pasos racionales ni responden a realidades constatables. Son pasos claramente emotivos. Creo que este caso, previo la divulgación de Internet y de las redes sociales, nos ayuda a comprender la dimensión humana de estos jóvenes. No creo que pueda decirse que es Internet la causa del terrorismo, sino una simple herramienta que no es indispensable.

EStos son pues los pasos del proceso para convertir un joven pacífico en un terrorista suicida:

  1. El equipo gestor trabaja en entornos apropiados. Estos entornos, fisicos o sociales, están formados por personas “sin techo” emotivo. Son gente sin autoestima. El documental narra la pobreza del barrio. Pero , en ningun caso nos presenta situaciones de fanatismo islámico. No parece que la vida de estos jóvenes tenga muy presente la religión.” Sin-techo emotivo” significa, sin lazos que los vinculen a entidades sociales sólidas, como un partido político, un sindicato, una iglesia, una familia, un club de futbol o una escuela. El primer paso, pues, es ofrecer a unos jóvenes sin techo, un techo emotivo. Les separan de sus familias desestructuradas y se sienten respetados y protegidos.
  2. Asi entramos pues en la fase de empoderamiento. De forma práctica, los jovenes se sienten reforzados, atendidos. Superan la precariedad permanente. No es una cuestión de dinero ni de trabajo…Es más bien una relación personal, fraterna. Ahora forman parte de una pequeña comunidad que continua siendo pobre. Alli practican su religión por primera vez.
  3. Pasamos después a la fase victimista. Somos victimas de una conspiranción mundial, el Islam está rodeado de enemigos, Occidente, los judios, los cristianos…quieren nuestra perdición (observemos que este mensaje no guarda relación con la expereincia de cada dia de los jóvenes. Por otra parte, aunque viven mal, sin oportunidades, nada sugiere una crítica al gobierno ni al alcalde del pueblo. El mal está fuera.
  4. Llegamos pues a la indignación contra estas amenaza.

A partir de este estadio, reciben instrucciones para cometer un atentado suicida masivo en una café musical de Casablanca, donde marroquies y occidentales se divierten juntos sin problemas.

Como deciamos al principio, el proceso no funciona como nos explican en la prensa los atentados islamistas. El fanatismo religioso no juega un papel en los entornos de donde proceden estos terroristas. Son pobres, pero no tratan de mejorar su situación. Tampoco vemos una explicación económica.

Observamos, en cambio, la manipulación de un grupo de jóvenes  sin techo emotivo. En pocas semanas reciben un “techo”, se sienten empoderados, descubren un victimismo que no tenian, se indignan y se disponen a actuar.

Seguramente podriamos encontrar otras situaciones en nuestra sociedad, donde hay gente que sigue métodos parecidos, con musulmanes o con cristianos. El problema es la gente sin “techo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: