gentcreativa

Historias de proyectos y experiencias que fomentan la innovación social, mediante emociones, cooperación y participación en un grupo.

ESCUCHANDO EL “MESIAS” EN PLENO AGOSTO

EN PLENO AGOSTO he desenterrado el disco de 33 revoluciones y he escuchado el Mesias de Haendel.

Hacia años que estaba ahi durmiendo.

Es una música que emociona. De repente te sientes como su autor se sintió, hace más de 200 años.

La percusión te hace temblar, el órgano te inunda, las trompetas te hacen vibrar, las  voces te arrastran a lo más alto.

***

Stephan Zweig dice que Haendel compuso esta obra en Londres cuando se encontraba deprimido, enfermo, solo, endeudado.

El pais vivia una gran crisis, las guerras habían anulado los conciertos, Haendel estaba enfermo, derrotado. No tenia ninguna

inspiración.

Entonces recibe de un poeta conocido un texto para componer un oratorio. Haendel lo lee como si el texto se dirigiera a el mismo ,

personalmente. ¡”Animate, ten confianza, escucha lo que dice el Señor”!

Y la música emerge del fondo de su alma derrotada, como una llama.

Según cuenta Zweig, el Mesias tuvo un éxito popular increible, en un pais que tenia problemas graves, mucho más graves que los nuestros ahora.

***

¡”El pueblo que caminaba en la oscuridad  ha visto una gran luz. Los que caminaban en las sombras de la muerte han visto un sol resplandeciente”!

¡”Alegrate, el Señor gobierna con todo el poder, para siempre. Alégrate”!

***

Las palabras son muy explícitas, pero es la música la que manda. Nos emociona hoy, más de 200 años después, incluso nos

emociona a los que no creemos en un señor que salvará el mundo del mal.

Esto era una bomba. Tiene más energía que  la trilita  que inventó Nobel.

A los desamparados, a los que han pisoteado y humillado, esta música gloriosa les devuelve la dignidad, les promete la victoria

definitiva. No sabemos cómo será, el Señor sabe cómo.

***

Hoy nos creemos más cínicos, más desconfiados. Ya no nos creemos historias como estas. La religión ha agotado su

credibilidad. Algunos dicen que la causa es que somos más racionales, otros piensan que la religión se ha autodestruido por

corrupciones internas, por ambición de poder.

Pero la pobre gente desengañada sigue ahí, esperando tal vez  otros mesías que prometan la salvación. Quieren emociones potentes,

plazas llenas de gente que gritan su fe. Emociones que curan las heridas de nuestros sentimientos , de nuestras decepciones, de nuestra indignación.

Mucha gente tiene ganas de escuchar historias como estas.

Porque, lo de que hoy somos  más racionales…esto si que es una buena historia!

***

¿Dónde estan hoy nuestros mesías? ¿Dónde estan las “músicas” que nos emocionan, que nos mueven, que nos hacen sentir protegidos, que

prometen un techo a nuestra indignación?

En pleno mes de agosto, por casualidad, escucho impresionado el Mesias de Georg Friedrich Haendel. Su carga emotiva me llega a través de los siglos.

Con fe o sin ella, me siento reconocido, reconfortado, animado, dignificado. Escucho y me emociono, me pongo en su lugar.

***

Pero me queda una preocupación: los mesias cambian pero las emociones siguen ahi como siempre.

Emociones que pueden ser más potentes que la trilita del señor Nobel.

 

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “ESCUCHANDO EL “MESIAS” EN PLENO AGOSTO

  1. Gracias Santi. Tu relato es excelente y el mensaje bien claro. Escuchemos juntos otra vez el Mesias de Händel.

    Me gusta

  2. lola4rem en dijo:

     Santi, es un text preciós. L’acabo de penjar del face, del tweet ide tot arreu…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: