gentcreativa

Historias de proyectos y experiencias que fomentan la innovación social, mediante emociones, cooperación y participación en un grupo.

Hablaremos de emociones y de Charly Hebdo

Normalmente, nuestro tema son las emociones cuando aparecen en proyectos artísticos y cuando se aplican a mejorar la sociedad

Pero sabemos bien que las emociones también  pueden tener efectos negativos.

Por esto hablaremos del atentado de Charly Hebdo.

 

Entre los comentarios que he leído sobre este acto repugnante, hay uno que me ha parecido notable.

Decía que este acto terrorista no se parece a otros, los más frecuentes, como el que vimos en Madrid

en el tren de Atocha o como el de New York, por citar algunos.

En estos casos, las personas atacadas eran de todo tipo. Los atacantes parecían querer sembrar el terror entre todo el mundo.

En cambio, en el atentado de París han escogido personas especiales, dibujantes y periodistas.

Los ciudadanos corrientes no estarían pues en el punto de mira.

Esto parece dar al atentado un significado diferente.

 

Creo que estamos ante un acto que busca manipular las emociones de la población. Estaríamos ante un “momento populista”.

Se supone que los ciudadanos de origen árabe o de cultura musulmana, que ya estarían indignados por muchas razones,

por la falta de respeto de la sociedad francesa,

deberían sentirse motivados por esta agresión. Se supone que deberían sentirse en cierto modo, representados por estos asesinos.

Estos terroristas intentan excitar a los agraviados , a los jóvenes ofendidos, a los que no se sienten integrados en la sociedad

que en su día aceptó a sus padres inmigrantes.

Ellos , los hijos de aquellos inmigrantes, que no han tenido una vida tan dura como los padres, se sienten ofendidos.

Algunos, desde toda Europa,  llegan a viajar a Siria para luchar como voluntarios contra el mundo occidental.

¿qué mal les ha hecho pues Europa a los hijos de los que vinieron un día?

 

Entre nosotros, algunos pueden pensar  que esta situación explosiva en potencia, resulta simplemente de la crisis económica.

Es cierto que estos jóvenes tienen una situación difícil en este momento, por el paro que se registra en Francia.

Pero, con esta lógica simple, la situación en España debería ser mucho más explosiva.

En Alemania, en cambio , donde el nivel de paro es bajo y las perspectivas económicas son positivas, no deberían tener tensiones.

Sin embargo, en Alemania tienen una amenaza actual en las manifestaciones iniciadas a final de diciembre en Dresden, donde 18.000 manifestantes

convocados por Pegida, claman cada semana por luchar “contra la islamización de Europa y la defensa del cristianismo”. No los convoca un partido ni una organización.

Pareceria que estaban esperando que alguien los llamase a salir a la calle.

Estamos pues ante un escenario de agravios mutuos. En ambos bandos, observamos la existencia de los “sin-techo emocionales” , los que no se sienten vinculados a

una organización, partido, asociación o religión que les de un sentido social a su vida, que de una respuesta práctica a sus sentimientos.

 

 

Creo que , con formas diversas, hay tensión social contra las comunidades islámicas en Francia, como la hay en España y en Alemania.

No sabemos cómo ni cuándo van a emerger y traducirse en conflictos abiertos, porque no responden a esquemas económicos ni si quiera racionales.

Responden, creo , a emociones colectivas, a agravios que se acumulan, a desprecios que se manifiestan o que se suponen.

Comunidades que viven bajo esta presión son materia inflamable para los manipuladores de indignación.

Los ataques de París son una forma extrema de manipulación populista

Los asesinos pretenden “castigar” a supuestos ofensores. Los “ejecutan” para dar visibilidad a la ofensa.

 

 

Este crimen es pues un mensaje pensado para llegar a todas las comunidades islámicas de Europa, donde se supone que residen los ciudadanos desprotegidos

en sus sentimientos, los sin-techo emotivos. Veremos si estos responden a esta manipulación. Veremos también si ante esta comunidad islámica aparece una respuesta cívica , integradora

y respetuosa con la democracia o una respuesta extremista anti islámica. Si vamos hacia una política inteligente de emociones o hacia una radicalización sentimental.

(recordemos que la derecha en Alemania discute una propuesta para obligar a los inmigrantes a   ¡hablar alemán en familia! )

Todos estamos expuestos a este contagio emotivo.

Veremos pues si la sociedad europea sabe reaccionar contra esta pretensión y si consigue desactivar este explosivo potencial que tal vez estamos

generando cuando despreciamos por activa o por pasiva, los sentimientos de mucha gente. Esta es una “guerra” que afecta a Europa.

No es dinero, son emociones

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Hablaremos de emociones y de Charly Hebdo

  1. Montse Mirabet en dijo:

    Gràcies Lola pel teu comentari

    Me gusta

  2. lola4rem en dijo:

    Em sembla molt bé el canvi. I les reflexions que envies a Gent Creativa-Estic intentant introduir-hi algun comentari, però no  se com fer-ho, perquè no reconeix el password.. Però entre el que dius, l’article sobre Alemanya  i el que sortira  dimecres a El Punt Avui  tenim material mes que de sobres pe aprofondir una mica….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: