gentcreativa

Historias de proyectos y experiencias que fomentan la innovación social, mediante emociones, cooperación y participación en un grupo.

Nuestros clientes pueden ser gente creativa

El cambio puede ser muy fuerte. Pero en algunas empresas empiezan a practicarlo. Empiezan a trabajar con los clientes. En algunos negocios, podemos crear entornos que faciliten la creatividad de la gente, de los clientes. Porque , aunque lo hemos ignorado mucho tiempo, nuestros clientes tienen ganas de hacer cosas, de crear, de participar.

Corren aires nuevos y algunos pueden resfriarse si no toman precauciones. Vamos a hablar de estos aires.

Los nuevos aires dicen que la gente ya no está fascinada por comprar. Que ahora tenemos, cada día más,  “consumidores inteligentes“.

Especialmente, los más jóvenes. Los de menos de 40, que saben buscar calidad y precio en Internet.

Ahora vamos hacia una sociedad donde la gente quiere disfrutar haciendo, creando, participando. Internet está rebosando de creaciones gratuitas

El ideal de las generaciones jóvenes es un trabajo creativo. Si no es posible, un trabajo de pocas horas, que permita ejercer la creatividad fuera del trabajo.

Ahora quieren vivir su vida. Asi que la crisis afloje y empiecen a ofrecerse nuevos empleos, veremos cosas que no habíamos visto antes

La pregunta es pues, ¿cómo puede una empresa ofrecer oportunidades de creación a sus clientes?

Creación no significa asistir a un concierto de rock con cantantes famosos. Ideal para conseguir publico de “botellón”

Creación significa hacer algo como lo que hoy quiero presentar aquí: todo un pueblo, Lliçà de Vall, cerca de Barcelona, que se pone en marcha, que trabaja y participa.

Los artistas lideran este esfuerzo de creación. La gente propone ideas, trabaja en ellas, cada cual según su talento.

Lo hacen gratuitamente. En Lliçà han escogido un tema local, los antiguos pozos de hielo. Al final, la fiesta, las figuras, las danzas, los murales…serán el resultado de un esfuerzo compartido.

Esto funciona. Si lo puede lanzar un Ayuntamiento con la caja semivacía, también lo podría lanzar una empresa, ¿no?

Cuando centenares de personas, individuales o asociadas, habrán realizado su creación, se inicia la fase más potente. Estas mismas personas continúan la fiesta en la redes sociales. Miles de personas entraran en el juego de comunicar, de recrear.  Fotos y videos que multiplican el impulso inicial.Un impulso que se revive cada año. La gente lo pide.

Esto no es un invento, ya es una realidad. Vale la pena verlo. Os adjunto las conexiones que os pueden informar mejor.

Aqui se puede encontrar el plan del proyecto de Lliçà. Seguro que muchas empresas podrian inspirarse en este modelo de gestión participativa:
http://ldvlafestadelglac.blogspot.com

Para ver otros ejemplos:

http://www.tallersperalafesta.org/barcelona/principal.asp?cadena=projectelli.aspqqqq

En el fondo , estamos hablando de una nueva forma de “energía”. Sólo hay que liberarla

Es la energía que he visto tantas veces, cuando una persona corriente se encuentra en un entorno que favorece su creatividad artística. Cuando se encuentra con artistas que son sensibles a esta capacidad que llevamos  dormida y tal vez reprimida. Lo he visto en sus ojos, que brillan como los de un niño.

Hacer algo que yo se hacer, participar con otros, colaborar con artistas sensibles y auténticos, presentarlo a los demás.

Esto no tiene precio, no se paga con dinero. Es una energía renovable.

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: