gentcreativa

Historias de proyectos y experiencias que fomentan la innovación social, mediante emociones, cooperación y participación en un grupo.

Les tovalloles del meu somni. Las toallas de mi sueño. Les serviettes…

(Puedes ver la versión en castellano más abajo, después de la catalana)

Tertulia1

He tingut un somni.

Modestament, no ho dic com el Luter King, que es mereix un

respecte.

Un somni curt i extrany.

M’aixecava al mati, sortia al balcó i hi penjava una tovallola.

Després, feia un crit  que em sortia del ventre, de baix del tot del ventre.

Ho feia sense demanar permis.

Als meus somnis no es demana permis mai.

***

Vosaltres direu que això no vol dir res. Es possible.

Pero potser ho entendreu millor si us explico aquests dies m’han robat la cartera i el

mòvil.

Ei, això no és res poètic, m’ha passat de veritat.

Si us ha passat mai, sabreu de què parlo. Et trobes desprotegit, despullat.

Just aleshores he tingut el somni. Potser està relacionat?

***

Però el petit somni continuava.

Anava pel carrer de la meva ciutat i veia altres tovalloles, poques,

discretes, als balcons. Totes diferents, de tots colors. Un dia una, un altre dia un altra…

No eren les tovalloles oficials, històriques, totes iguals, de reglament, que compres online

al Super,  les històriques, definitives, exclusives, les “nostres”. Que no fan olor de res.

 

Veia altres tovalloles, discretes pero dignes.

De les que encara porten el perfum unic de  la teva pell,

de cada dia de la teva vida. La teva tovallola, o la de la gent que t’estimes més.

 

 

Els nens i nenes  anaven pel carrer i descobrien cada dia més tovalloles uniques i

diferents. ¡Això sembla la platja!, va dir un d’ells.

Perque la meva ciutat era com una platja davant del mar obert,

plena de tovalloles de colors que venien de tot arreu.

Venien de Paris, de Nova York, de Zaragoza, de Rawalpindi, de Sevilla, Shangai,

de Casablanca, de Frankfurt, de Manchester, de Bogotà, de Buenos Aires, de Ginebra

de Milà, de Ripoll…

Jo sabia que venien de totes les ciutats, als somnis saps coses aixi. Pero no eren típiques

de cap ciutat, eren de la gent, amb el seu perfum propi.  La pell de cadascú és una cosa

única, ja ho sabreu si us hi fan un forat.

Els balcons de la meva ciutat estan plens de colors. M’encanta. Somniar es gratis.

Per si de cas, he penjat una tovallola molt maca, no crec que n’hi hagi cap més com la

meva.

Somnieu amics, sense por i en el vostre idioma preferit. En els somnis no hi ha idioma

oficial. Somnieu, no cal que espereu que us robin la cartera i el mòvil.

( Nota. Un somni el pot tenir tothom, pero no tots sabrien fer-ne un poema. Jo ja se que no és el que faig millor. Per això ofereixo el meu somni, sense drets ni dependencies, als poetes de la meva ciutat, que n’hi ha molts, per si volen fer-ne una versió millorada i com cal. Cadascu sap el seu ofici. Ja se sap que els nens de la postguerra no tenim molta gramàtica, pero per sort tampoc tenim molta vergonya)

20170919_114839 (1)

 

Tertulia1

(versión en castellano. Otras lenguas, en obras)

 

He tenido un sueño. Modestamente, no lo digo como Luter King, que se merece un

respeto.

Un sueño corto y extraño

Me levantaba por la mañana, me asomaba al balcón y colgaba una toalla.

Después lanzaba un grito que me salia del vientre, del bajo vientre.

Lo hacia sin pedir permiso

En mis sueños nunca se pide permiso.

 

***

Tal vez direis que esto no significa nada.  Tal vez

Tal vez me comprendereis mejor si os explico que estos dias me han robado la cartera

y el móbil.

Ojo! Esto no tiene nada de poético, me ha pasado de verdad.

 

Si os ha pasado alguna vez , ya sabéis de qué hablo. Te encuentras desprotegido,

desnudo.

Precisamente en estas circunstancias he tenido el sueño. Me pregunto si estará

relacionado.

***

Pero el pequeño sueño continuaba

Yo paseaba por las calles de mi ciudad y veia algunas toallas, pocas, discretas, en algún

balcón. Todas eran diferentes, de todos los colores. Un dia aparecia una, otro dia otra…

 

No eran las toallas oficiales, históricas, todas iguales, de reglamento, de las que compras

online en el Super, las “nuestras”. Las que no huelen a nada ni a nadie.

 

Veia otras toallas, discretas pero dignas, de las que todavía llevan el perfume de tu piel

de cada dia de tu vida. Eran tu toalla, o la de la gente que más quieres.

 

Los niños y niñas iban por la calle y descubrían cada dia más toallas.

¡Esto parece la playa!  dijo uno de ellos.

Por que mi ciudad era como una playa delante del mar abierto,

llena de toallas de colores que venían de todas partes.

 

Venian de Paris, de New York, de Zaragoza, de Rawalpindi, de Sevilla, de Shangai,

de Casablanca, de Frankfurt, de Manchester, de Bogotá, de Buenos aires, de Ginebra,

de Milán y de Ripoll.

Yo sabia que venían de todas las ciudades, porque en los sueños sabes cosas asi. Pero no

eran típicas de cada ciudad, eran de la gente, con su perfume propio. La piel de cada

cual es una cosa única, ya lo sabréis si os hacen un agujero.

 

Los balcones de mi ciudad están llenos de colores. Me encanta. Soñar es gratis

Por si acaso , he colgado una toalla muy guapa en mi balcón, no creo que haya otra igual.

A soñar amigos, sin miedo.y en vuestro idioma preferido. En los sueños, no hay idioma

oficial. A soñar, no hace falta esperar a que os roben la cartera y el móbil

 

(Nota. Un sueño lo puede tener todo el mundo, pero no todos sabrían hacer con ello un poema. Ya se que no es lo mio. Por esto ofrezco mi sueño libre y sin gastos a los poetas de mi ciudad, por si quieren hacer una versión mejorada y como Dios manda. Cada cual, su oficio.. Ya se sabe que los niños de la post guerra tenemos poca gramática y menos vergüenza)

 

 

La carta robada de Edgar Poe.

El domingo pasado Javier Cercas publicó un artículo relacionado con la famosa carta de la educadora de Ripoll.

Con satisfacción lo reproducimos en esta página. Su contenido es fuerte, nos implica: “…todos sabemos algo que está a la vista de todos, como la carta robada de Poe, pero preferimos ignorarlo”

Nos dice que tal vez la causa del desastre de las  Ramblas no está en los otros sino en nosotros. Da mucho que pensar. Por supuesto la comentaremos dentro de la serie “Cuando parece que el tumulto se ha calmado”

****

Carta robada en Ripoll

Javier Cercas / Pais Semanal / 10.09.2017

Y SI NO fuera verdad que no lo sabemos? ¿Y si en el fondo todos conociéramos muy bien la respuesta a la pregunta que nos hacemos cada vez que jóvenes islamistas matan a mansalva en cualquier lugar de Europa? ¿Y si en realidad todos supiéramos qué es lo que hay en la cabeza de esos chicos, sólo que no nos atrevemos a reconocer que lo sabemos o que, con un mínimo ejercicio de imaginación, podríamos saberlo? ¿Y si ese saber fuera como la carta robada del cuento de Edgar Allan Poe, aquel documento que busca en vano la policía de París en el domicilio de un ministro del rey, hasta que el genial detective Auguste Dupin la encuentra en el lugar más ostensible del escritorio del ministro, a la vista de todos?

“Era un tío de puta madre”, dicen de Younes sus amigos de Ripoll. “Mis padres me lo ponían como ejemplo”

Hagamos entonces un mínimo ejercicio de imaginación. Imaginemos un pueblo cualquiera de España: Ripoll, digamos; imaginemos un grupo de amigos. Son 10: todos cuentan alrededor de 20 años, aunque 3 de ellos no pasan de los 17; sólo algunos han nacido en Ripoll, pero todos son de origen marroquí; hay tres parejas y un trío de hermanos, y todos están en apariencia integrados en el pueblo. Pero sólo en apariencia. Es verdad que todos hablan castellano y catalán, que participan en las fiestas del pueblo, que hacen deporte con los equipos del pueblo, que tienen muchos amigos en el pueblo, que se han escolarizado en el pueblo y que algunos, como Younes Abouyaaqoub, han sido estudiantes excelentes y conseguido trabajos fijos; se trata, en fin, de un puñado de buenos chavales que no causan problemas y que, por cierto, apenas pisan la mezquita. Todo esto es verdad; pero también es verdad que todos esconden la herida profunda del desarraigo: son españoles, pero también son marroquíes (y sus padres quieren que sigan siéndolo); quieren mucho a sus familias, pero se avergüenzan de ellas; se han criado aquí, pero saben que no son de aquí, que en ningún sentido son como los de aquí, que en el colegio eran los moros (por eso las chicas no querían salir con ellos) y que siempre serán los moros; íntimamente sienten que su destino es ser ciudadanos de segunda, carne de cañón. Hasta que un día llega un nuevo imán al pueblo y se hace amigo de los líderes del grupo, y luego del grupo entero, con el que se reúne fuera de la mezquita, en su furgoneta o en su piso.

Entonces, gracias al imán providencial, todos encuentran respuestas a todas sus preguntas y culpables de todos sus males (de los suyos, los de sus familias y los de su gente), resuelven las angustiosas contradicciones que los desgarran, felizmente dejan de pensar y decidir por sí mismos, ven la luz. Un día el imán cita quizá una frase de Ali Shariati (“Para un ser humano morir equivale a garantizar la vida de la comunidad”), y entonces los chavales, ebrios de clarividencia e idealismo, comprenden que su destino no es ser secundarios sin futuro sino héroes, santos y mártires, redentores radiantes de su pueblo martirizado por Occidente. Y no mucho después Younes Abouyaaqoub —el mejor chaval del grupo, el más idealista, bondadoso e inteligente— alquila una furgoneta Fiat y, absolutamente seguro de estar cumpliendo con un deber sagrado, a toda velocidad baja 500 metros de La Rambla de Barcelona arrebatado por un delirio asesino que, en su cabeza, se parece a un éxtasis sangriento de beatitud y se parece al paraíso.

“Era un tío de puta madre”, dicen de Younes sus amigos de Ripoll. “Mis padres me lo ponían como ejemplo”, dice uno de sus compañeros de colegio. “Si me hubieran pedido que me tirara a una piscina vacía para defender su inocencia, lo habría hecho sin dudarlo”, dice una de sus educadoras. ¿Se equivocan todos? ¿Los engañó a todos el asesino? Por supuesto que no. Lo que pasa es que todos sabemos algo que está a la vista de todos, como la carta robada de Poe, pero preferimos ignorarlo. Todos sabemos que, adecuadamente envenenadas por una de esas ideologías tóxicas que prometen el cielo y acaban creando el infierno, las mejores personas pueden cometer las peores maldades. Todos lo sabemos, pero fingimos no saberlo. Porque, para nuestra moral pusilánime (o para nuestro fariseísmo), ese saber es insoportable.

Fin del artículo de Javier Cercas.

 

 

Cuando el tumulto parece que se ha calmado (2)

Sobre la carta de la educadora de Ripoll ya hemos publicado un primer comentario. Pero, tal como vimos, el tema es complejo, merece más atención. Por esto, hoy continuamos con la pregunta: ¿qué falló, qué hicimos mal?

Por lo que se ve en este texto, no fue un caso de descuido, ni de olvido burocrático. en Ripoll encontramos a alguien que  lo hace tan bien como puede. Que parece convencida de lo que está haciendo. Que no puede creer lo que , de repente sucede. Que nos lo cuenta.

Desde aqui no vamos a ofrecer una respuesta científica y profesional. Somos ciudadanos responsables, como muchos, que no podemos quedar callados ante el silencio oficial. No callamos porque creemos que el error de Ripoll no fue un error personal sino colectivo y sistemático. Algo que que se hace con el respaldo de la Administración, que tal vez continuará en en futuro sin cambios ni autocríticas. algo que podria repetirse.

Nosotros vamos a aportar datos y a opinar. Los que conocéis experiencias similares estais invitados a aportarlas, también, a opinar, a proponer. Sin prejuicios. Es demasiado importante para callarse y pasar de lado como si se tratara de una catástrofe natural inevitable.

***

Entrando pues en materia, quiero lanzar una primera reflexión: a pesar de lo que se ha podido leer estos dias, un iman de Ripoll o de otra parte, no tiene capacidad para transformar un grupo de adolescentes amables y civilizados en una banda de asesinos y suicidas. Quienes suponen simplemente que este personaje tenia esta capacidad diabólica no están lejos de creer en la presencia del diablo con cuernos y rabo en nuestras ciudades. Este personaje no tenia estas capacidades.  Sólo hay que ver su mediocre curriculum.

Porque el punto crítico de la cuestión reside, precisamente ahi. Estos jóvenes tenian una debilidad previa que este iman supo aprovechar. Se trata pues de investigar esta debilidad, aunque ello suponga poner en cuestión el panorama idílico de la sociedad rural de Ripoll, en medio de las montañas.  Tal vez encontraremos indicios que se repiten en otras localidades rurales y tradicionales, y que no se dan en barrios urbanos como el Raval de Barcelona, a pesar de que nos pueden aparecer como más conflictivos.

En todo caso, no es un modelo social inédito. Desde hace años , las sectas se alimentan con individuos que sufren debilidades previas en su entorno social. El “mérito” de los lideres o explotadores de la secta reside en tener el olfato necesariio para detectarlos y captarlos, y crear los vinculos que serán después muy dificiles de romper. Esto es clásico.

Las debilidades no las crean las sectas, las aprovechan. No se trata de buscar efectos mágicos en el budismo o en el cristianismo fanático o el extremismo politico.

No obstante, quienes intentan estigmatizar a estos fanáticos militantes, buscan siempre sus raices religiosas o su revanchismo obrerista o su nacionalismo . Estas teorias religiosas o pseudoreligiosas sólo son  útiles para los líderes sectarios, para ilustrar el contenido de su secta. Sólo son pretextos. Cualquier relato sirve si el candidato está maduro. La pregunta es: ¿qué fue lo que pudo “madurar” a estos adolescentes de Ripoll?

Esta  pregunta nos lleva a describir lo que pudo ser la barrera entre la sociedad tradicional del pueblo rural y los adolescentes hijos de migrantes norteafricanos.

Por los datos que tenemos, no se puede hablar de barrios miserables ni de falta de medios escolares, ni de servicios sociales extraescolares.

Lo que nos lleva a buscar en  la barrera mental en la que vive un adolescente que ya no tiene un pais de origen como sus padres, que por cierto tiene nivel académico, mucho mejor que estos. Ahora vemos que es precisamente su educación lo que le permite ver más allá, lo que le pone ante una realidad que sus padres son incapaces de percibir.

Él sabe que siempre se le considerará, un moro, que ninguna chica del pueblo saldrá con él, que no tiene oportunidades para acceder  a la universidad ni a un trabajo cualificado, que no conseguirá alquilar una vivienda fuera de su entorno comunitario. Si alguien le ayuda a pensar sobre ello,  siente una emoción colectiva de indignación que le separa incluso de sus padres, incapaces de sentir lo que él siente, porque ellos aun piensan como si estuvieran el pueblito del Atlas, sobretodo su madre. Sus padres están vencidos, han aceptado ser moros para siempre.

Atención con la gente que con razón o sin ella, se sienten colectivamente humillados. Su indignación lleva y mantiene a Trump en el gobierno de los USA. Su indignación lleva a Gran Bretaña al brexit, con sus enormes costes económicos, culturales y sociales. Su indignación resucita al neofascismo en Alemania y le facilitará el acceso al Parlamento en medio de la vergüenza general.

Terminemos con una reflexión sobre las emociones. Hablamos aqui de emociones colectivas y de su posible manipulación por líderes sin conciencia. En el caso de Ripoll, no obstante, nos sorprende encontrar un caso de una monitora que parece hacer su trabajo con verdadero sentimiento. Pareceria que este hecho podia haber inmunizado a estos adolescentes de cualquier emoción pública. Pero parece que no tienen nada que ver. Hay gente racista que tiene una niñera negra que forma parte de la familia. Hay independentistas catalanes que tienen alergia a todo lo español y que casan la hija con un chico de Sevilla la mar de simpático. No hay lógica en este tema..

 

 

 

Los debates de la Tertulia de junio (catalán y castellano)

 

ecaner

 

 

 

 

 

 

 

 

Relat de la tertúlia del proppassat 17 de juny al Viena de Sant Cugat

 

Com tants d’altres avenços tecnològics, el tren fou una autèntica revolució, i de retruc va incidir en moltes altres coses, més enllà i més ençà de comunicar territoris allunyats i transportar persones i mercaderies. Durant molt de temps —i per exigències del propi medi — el temps, l’hora, el marcava l’horari dels trens, i els ferroviaris, els maquinistes i els caps d’estació n’eren els depositaris i l’autoritat. D’aquí passem a recordar el llibre de Lewis Mumford, Tècnica i civilització i les reflexions de l’autor a l’escalf del significat dels canvis i avenços tecnològics en la societat del moment…; nosaltres acceptem i assumim de que ens trobem al bell mig d’un gran canvi tecnològic, en una situació de transit permanent i a vegades ens costa identificar quina és l’hora exacta i qui la decideix, la paraula i les idees exactes que sovint son etiquetes que identifiquen conceptes que han perdut llur sentit i contingut.

 

Aquesta és una bona manera d’encetar una tertúlia en la que sense guió previ, anem encadenant temes des de la nostra perspectiva de Gent Creativa, i de les darreres reflexions que hem anat fent en el camp educatiu, però amb incursions en el món de les empreses, dels joves, del valor de les paraules, dels nous models d’associar-se per treballar, debat sobre els valors que ens porta a parlar del Moviment Escolta a casa nostra…

 

Empreses rentables i ètiques, en aquest cas comentem un article de Antoni Gutierrez-Rubí en el que posa de manifest tot un seguit de iniciatives en el món empresarial que han portat a donar una certificació a aquelles empreses que compleixin una sèrie de requisits. Una forma també de donar resposta a determinats reptes polítics i socials relacionats amb les desigualtats i la precarietat, riscos d’ordre mediambiental, etc.

 

La qüestió seria: les empreses ja no poden mantenir una bona posició en el mercat, sense tenir una bona posició a la societat. Es tracta de combinar la rendibilitat amb la millora del benestar social.

En aquest context aquestes companyies es distingeixen per tres característiques: la voluntat de resoldre problemes socials i ambientals a traves dels seus productes; garantir unes determinades practiques laborals i ambientals; i unes condicions en la seva relació amb les comunitats, els proveïdors i diferents agents implicats.

 

Cada cop hi han mes empreses que obtenen aquest tipus de certificació, el model es va estenent i sembla que millora tan la reputació de la marca com el seu impacte positiu en els seus treballadors i la societat.

 

LOVA: Com ja s’ha ressenyat darrerament en aquest mateix blog de Gent Creativa, el projecte LOVA (L’òpera un vehicle d’aprenentatge) és un programa educatiu interdisciplinari que tracta de motivar els alumnes des del “desenvolupament emocional, social i cognitiu” perquè puguin donar ales a la seva imaginació i descobreixin totes les seves capacitats durant un any lectiu .

Els nens combinen el temari acadèmic amb la creació de l’obra. Està destinat sobretot, a alumnes de Primària, encara que també s’ha desenvolupat a Secundària, en algunes universitats, i fins i tot en un centre penitenciari. En 2016 es portaven realitzades més de dues-centes “aules LOVA”.

Com defineix el seu subtítol, i en la línia pedagògica de l’educació per projectes, es tracta d’integrar en el procés educatiu els avantatges d’un programa artístic, com una òpera, en el qual els alumnes, amb l’única ajuda -a manera de guia – del professorat, creen una companyia, escullen el tema de l’obra, defineixen la situació en què transcorre, elegeixen els personatges i, finalment, representen la funció, una òpera.

 

Millennials: També vàrem comentar un article de Antonio Navalón a El País, sobre la generació dels Millennials, aquells nascuts entre el 1980 i el 2000, i del que ens va interessar particularment un parell de paràgrafs, per que defineixen amb paraules ben trobades, allò que hem pensat i dit en relació a una part d’aquesta generació:

Los millennials (nacidos entre 1980 y 2000) vienen pisando fuerte. No hay empresa, organización o político que no dedique sus esfuerzos a alcanzar, convencer o movilizar a estos hijos de la revolución tecnológica. Todos tienen como objetivo conquistarles. Sin embargo, no existe constancia de que ellos hayan nacido y crecido con los valores del civismo y la responsabilidad. Hasta este momento, salvo en sus preferencias tecnológicas, no se identifican con ninguna aspiración política o social. Su falta de vinculación con el pasado y su indiferencia, en cierto sentido, hacia el mundo real son los rasgos que mejor los definen. En ese sentido, es probable que el eslabón perdido de esta crisis mundial generalizada resida en el hecho de que son una generación que tiene todos los derechos, pero ninguna obligación.

Me encantaría conocer una sola idea millennial que no fuera un filtro de Instagram o una aplicación para el teléfono móvil. Una sola idea que trascienda y que se origine en su nombre. Porque, cuando uno observa la relación de muchos con el mundo que les rodea, parecen más bien un software de última generación que seres humanos que llegaron al mundo gracias a sus madres.

Aquellos millennials que viven sumergidos en la realidad virtual no tienen un programa, no tienen proyectos y solo tienen un objetivo: vivir con el simple hecho de existir. Al parecer, lo único que les importa es el número de likes, comentarios y seguidores en sus redes sociales solo porque están ahí y porque quieren vivir del hecho de haber nacido.

Davant d’aquesta exposició, que en grans línies compartim, nosaltres anem identificant iniciatives i projectes en diferents camps educatius, empresarials, lúdics i socials, que tertúlia rere tertúlia i a taves del blog, exposem i divulguem, visualitzant-los amb la nostra teoria del puzle, del que cada iniciativa, projecte o línia innovadora de treball, cada experiència en ajuntar-les i relacionar-les ajuden a construir un món més atractiu i just per a formar-se i viure.

 

***

Urgència d’educar, Maria Dolors Renau, sovint companya de la nostra tertúlia, ha publicat un article sobre la urgència d’educar, que ja fou comentat al nostre blog de Gent Creativa, i del que reproduïm el primer paràgraf per fer memòria:

Urgent, educar. L’educació ha de promoure la humanització col·lectiva

“Això s’arregla amb educació; és una qüestió d’educació”, diem enfront dels problemes actuals i els molts malestars en les vides col·lectives. L’educació s’ha convertit en quelcom gairebé imprescindible per formular respostes renovadores i esperançades. El que no està clar és en quina mena d’educació estem pensant: volem preparar els nostres joves per competir millor? O perquè siguin més solidaris? Quins són els valors de referència i quin és el model de persona adulta que volem oferir mitjançant l’escola o la universitat? I també mitjançant el que transmetem a casa, en el lleure, en els mitjans, les xarxes socials, tan influents en la formació de pensaments i conductes, sovint sense ser-ne conscients. (…)

 

Acabem donant voltes a la proliferació de noms, paraules o etiquetes que s’han incorporat ràpidament a qualsevol projecte o idea que pretengui triomfar i que les xarxes socials acaben sobredimensionant, però que moltes vegades es queda en un titular que pretén validar projectes o iniciatives orfes del seu contingut.

 

Algunes d’elles han fet camí i sembla que s’han consolidat, com els espais de treball compartits als que anomenem cooworking, una formula antiga però que a traves de les xarxes i amb el recolzament de les institucions s’ha reinventat i ha pres nova volada.

 

O el crowdfunding una manera de trobar recursos per a endegar projectes del més divers, en el que les xarxes socials hi tenen un paper fonamental i on hom hi pot trobar iniciatives del més interessant en tots els àmbits.

 

De tota manera amb paraules com innovació, projecte solidari, comerç just, productes de proximitat, productes biològics, ecològic, empresa o iniciativa col·laborativa…, podem trobar les coses més atractives al costat del més divergent i confús. Cal saber mirar i no deixar-se enganyar !!

 

Hi han models o conceptes que s’han cremat o han perdut el seu atractiu, tot i que la idea segueix vigent i valida, sense anar més lluny les cooperatives de treball associat. Els projectes cooperatius en diferents sectors d’activitat productiva o social que han quedat més com un remei per a projectes en crisi, que no pas com la seva idea inicial de cooperació entre les persones per a dur a terme el seu projecte amb uns valors de solidaritat i fraternitat.

 

Deixem la tertúlia aquí, l’estiu apreta, fa calor i xafogor, però nosaltres seguim !!

 

 

ecaner

VERSIÓ en CASTELLÀ

Relato de la tertulia del pasado 17 de junio en el Viena de Sant Cugat
Como tantos otros avances tecnológicos, el tren fue una auténtica revolución, y de rebote incidió en muchas otras cosas, aparte de comunicar territorios alejados y transportar personas y mercancías. Durante mucho tiempo —y por exigencias del propio medio— el tiempo y las horas las marcaba el horario de los trenes, y los ferroviarios, los maquinistas y los jefes de estación eran los depositarios y la autoridad. De aquí pasamos a recordar el libro de Lewis Mumford, Técnica y civilización y las reflexiones del autor al calor del significado de los cambios y avances tecnológicos en la sociedad del momento…; nosotros aceptamos y asumimos de que nos encontramos en medio de un gran cambio tecnológico, en una situación de tránsito permanente, y a veces nos cuesta identificar cuál es la hora exacta y quien la decide, la palabra y las ideas exactas que a menudo son etiquetas que identifican conceptos que han perdido su sentido y contenido.
Esta es una buena manera de iniciar una tertulia en la que sin guión previo, vamos encadenando temas desde nuestra perspectiva de Gent Creativa, y de las últimas reflexiones que hemos ido haciendo en el campo educativo, pero con incursiones en el mundo de las empresas, de los jóvenes, del valor de las palabras, de los nuevos modelos de asociarse para trabajar, debate sobre los valores que nos lleva a hablar, incluso, de lo que significó en su momento el Movimiento Scout en nuestro país …
Empresas rentables y éticas, en este caso comentamos un artículo de Antoni Gutierrez-Rubí en el que pone de manifiesto una serie de iniciativas en el mundo empresarial que han llevado a dar una certificación a aquellas empresas que cumplan una serie de requisitos. Una forma también de dar respuesta a determinados retos políticos y sociales relacionados con las desigualdades y la precariedad, riesgos de orden medioambiental, etc.
La cuestión sería: las empresas ya no pueden mantener una buena posición en el mercado sin tener una buena posición en la sociedad. Se trata de combinar la rentabilidad con la mejora del bienestar social.

En este contexto estas compañías se distinguen por tres características: la voluntad de resolver problemas sociales y ambientales a través de sus productos; garantizar unas determinadas prácticas laborales y ambientales; y unas condiciones en su relación con las comunidades, los proveedores y los diferentes agentes implicados.
Cada vez hay más empresas que obtienen este tipo de certificación, el modelo se va extendiendo y parece que mejora tanto la reputación de la marca como su impacto positivo en sus trabajadores y la sociedad.
Lova: Como ya se ha reseñado últimamente en este mismo blog de Gent Creativa, el proyecto Lova (La ópera un vehículo de aprendizaje) es un programa educativo interdisciplinario que trata de motivar a los alumnos desde el “desarrollo emocional, social y cognitivo “para que puedan dar alas a su imaginación y descubran todas sus capacidades durante un año lectivo.

Los niños combinan el temario académico con la creación de la obra. Está destinado sobre todo, a alumnos de Primaria, aunque también se ha desarrollado en Secundaria, en algunas universidades, e incluso en un centro penitenciario. En 2016 se llevaban realizadas más de doscientas “aulas Lova”.

 

Como define su subtítulo, y en la línea pedagógica de la educación por proyectos, se trata de integrar en el proceso educativo las ventajas de un programa artístico como una ópera, en el que los alumnos, con la única ayuda —a modo de guía— del profesorado, crean una compañía, eligen el tema de la obra, definen la situación en que transcurre, eligen los personajes y, finalmente, representan la función, una ópera.

Millennials:
También comentamos un artículo de Antonio Navalón en El País, sobre la generación de los millennials, aquellos nacidos entre 1980 y 2000, y del que nos interesaron particularmente un par de párrafos, que definen con palabras acertadas reflexiones que compartimos en relación a una parte de esta generación:

Los millennials (nacidos entre 1980 y 2000) vienen pisando fuerte. No hay empresa, organización o político que no dedique sus esfuerzos a alcanzar, convencer o movilizar a estos hijos de la revolución tecnológica. Todos tienen como objetivo conquistarles. Sin embargo, no existe constancia de que ellos hayan nacido y crecido con los valores del civismo y la responsabilidad. Hasta este momento, salvo en sus preferencias tecnológicas, no se identifican con ninguna aspiración política o social. Su falta de vinculación con el pasado y su indiferencia, en cierto sentido, hacia el mundo real son los rasgos que mejor los definen. En ese sentido, es probable que el eslabón perdido de esta crisis mundial generalizada resida en el hecho de que son una generación que tiene todos los derechos, pero ninguna obligación.

Me encantaría conocer una sola idea millennial que no fuera un filtro de Instagram o una aplicación para el teléfono móvil. Una sola idea que trascienda y que se origine en su nombre. Porque, cuando uno observa la relación de muchos con el mundo que les rodea, parecen más bien un software de última generación que seres humanos que llegaron al mundo gracias a sus madres.

Aquellos millennials que viven sumergidos en la realidad virtual no tienen un programa, no tienen proyectos y solo tienen un objetivo: vivir con el simple hecho de existir. Al parecer, lo único que les importa es el número de likes, comentarios y seguidores en sus redes sociales solo porque están ahí y porque quieren vivir del hecho de haber nacido.

Ante esta exposición, que en grandes líneas compartimos, nosotros vamos identificando iniciativas y proyectos en diferentes campos educativos, empresariales, lúdicos y sociales, que tertulia tras tertulia y mediante el blog, exponemos y divulgamos, visualizándolo con nuestra teoría del puzzle de que cada iniciativa, proyecto o línea innovadora de trabajo, cada experiencia al juntarse y relacionarse va construyendo un tapiz que ayuda a creer y construir un mundo más atractivo y justo para formarse y vivir.

 

***

Urgència de educar, Maria Dolors Renau, quien a menudo nos acompaña en nuestra tertulia, ha publicado un artículo sobre la urgencia de educar, que ya fue comentado en nuestro blog de Gente Creativa, y del que reproducimos el primer párrafo para hacer memoria:

 

Urgente, educar. La educación debe promover la humanización colectiva

“Esto se arregla con educación; es una cuestión de educación “, decimos frente a los problemas actuales y los muchos malestares de la vida colectiva. La educación se ha convertido en algo casi imprescindible para formular respuestas renovadoras y esperanzadoras. Lo que no está claro es en qué tipo de educación estamos pensando: queremos preparar a nuestros jóvenes para competir mejor? O para que sean más solidarios? ¿Cuáles son los valores de referencia y cuál es el modelo de persona adulta que queremos ofrecer mediante la escuela o la universidad? Y también mediante lo que transmitimos en casa, en el ocio, en los medios, las redes sociales, tan influyentes en la formación de pensamientos y conductas, a menudo sin ser conscientes. (…)

 

Acabamos dando vueltas a la proliferación de nombres, palabras o etiquetas que se han incorporado rápidamente a cualquier proyecto o idea que pretenda triunfar y que las redes sociales acaban sobredimensionando, pero que muchas veces se queda en un titular que pretende validar proyectos o iniciativas huérfanos de su contenido.

 

Algunas de ellas han hecho camino y parece que se han consolidado, como los espacios de trabajo compartidos a los que llamamos cooworking, una formula antigua pero que a través de las redes y con el apoyo de las instituciones se ha reinventado y ha tomado nuevo impulso.

 

O el crowdfunding una manera de encontrar recursos para poner en marcha proyectos de lo más diverso, en el que las redes sociales tienen un papel fundamental y donde se pueden encontrar iniciativas sugerentes e interesantes en todos los ámbitos.

 

De todos modos detrás de palabras como innovación, proyecto solidario, comercio justo, productos de proximidad, productos biológicos, ecológico, empresa o iniciativa colaborativa …, podemos encontrar las propuestas más atractivas mezclándose con la pura publicidad y el marketing. No hay que dejarse engañar !!

 

Hay modelos o conceptos que se han desvalorizado o han perdido su atractivo, aunque la idea siga siendo vigente y valida. Sin ir más lejos las cooperativas de trabajo asociado, los proyectos cooperativos en diferentes sectores de actividad productiva o social que han quedado más como un remedio para proyectos en crisis, que como su idea inicial de cooperación entre las personas para llevar a cabo su proyecto con unos valores de solidaridad y fraternidad.

 

Dejamos la tertulia ahí, el verano aprieta, hace calor y bochorno, pero nosotros seguimos !!

 

 

Cuando el tumulto parece que se ha calmado.

El absurdo atentado terrorista de   las Ramblas nos ha llenado de informaciones, imágenes, comentarios, algunas reflexiones, mucha propaganda y mucho ruido. Nos ha saturado

Ahora parece que volvemos a la normalidad. No se trata pues de continuar con el ruido sino de recuperar algunas perlas que tal vez se perdieron en el torrente mediatico.

Una de estas perlas, muchos ya lo notaron, fue una carta muy especial que publicó El Periódico. La de una educadora social que tuvo una amplia relación con algunos miembros de la banda que lanzó la agresión en las Ramblas y en Cambrils.

En síntesis, podemos decir que la educadora Raquel Llull nos cuenta la historia de su fracaso. Nos cuenta que, a pesar de su implicación personal, de forma incomprensible, su trabajo fracasó. Su narración es tan personal, tan sensible, que hay que leerla para saber de qué estamos hablando. No basta con un resumen.

Claro está, que el fracaso no es sólo suyo. Todo fracasa. El entorno social en el que ella desarrollaba su actividad profesional con tanto entusiasmo y dedicación, era inmejorable, según los standarts del oficio. Allí habia integración de la migración, según cuentan.

Pero…algo falló. No falló un poco. Falló totalmente. No sabemos qué es. ¿Podemos dejar el tema colgando? La educadora Raquel ha hecho su trabajo, lo ha explicado honradamente, sin tratar de disimular su responsabilidad. Pero no ha tenido la respuesta honrada que ella merecia. Los responsables han mirado hacia otra  parte, de hecho, la han tratado como si fuera una manifestación fuera de lugar, la expresión de una debilidad emotiva  propia de mujeres.

Es muy injusto. creo que la carta de Raquel merece atención. Es un gesto valiente desde  la “zona cero”. No podemos ignorarla si queremos salir de nuestra ignorancia sobre un hecho tan grave que podría repetirse.

Nosotros Gent Creativa, queremos hablar de este testimonio a fondo. No vamos a presentar una solución. Pero vamos a abrir una via, vamos a intentar una comparación entre lo que pasó durante meses en Ripoll y la vida de cada dia en la escuela Joaquim Ruyra del Raval de Barcelona. Hasta la próxima vez en nuestro blog

 

 

Para  quienes quieran leer la carta completa. Vale la pena.

El texto integro se encuentra más abajo

Redacción/ 22/08/2017 00:00 | Actualizado a 22/08/2017 14:40

http:www.elperiodico.com/es/sociedad/ 20170822/carta-educadora-social-ripoll-6237368

 

Raquel Llull es educadora social en Ripoll

Quiero explicar cosas que no saldrán en los periódicos ni en la tele. Necesito gritarlo a los cuatro vientos, porque mi corazón está muy triste, mucho.

Nunca había tenido un sentimiento tan fuerte como este, porque no es racional, no viene de algo que ves que tiene que pasar o que forma parte de la vida. Viene de otro sitio que no soy capaz ni de describir.

Estos niños eran niños como todos. Como mis hijos, eran niños de Ripoll. Como aquel que puedes ver jugar en la plaza, o el que carga una mochila enorme de libros, el que te saluda y te dejar pasar ante la cola del super, el que se pone nervioso cuando le sonríe una chica.

Me duelen las chispas que encienden el odio en las redes, en la calle, en el pueblo donde vivo, los periódicos …

Donde se muestra la ignorancia, el rencor, la indiferencia, el no respeto hacia el prójimo, los tópicos, las fronteras, el girar la cabeza hacia otro lado, el no saber ponerse en la piel del otro .

Y esto se repite siglo tras siglo, año tras año. ¿Qué estamos haciendo mal? Debemos detener esto. Debemos hacer algo. Y yo que creía que lo estaba haciendo bien, que había contribuido con mi granito de arena ….

Es cierto que nunca lo había vivido en primera persona y esto ha hecho que haya cambiado el punto de vista. Y además ahora lo veo desde el otro lado y estoy destrozada.

Las cosas que pasan en la tele o en la otra punta del mundo, son cosas que se acaban diluyendo y olvidando, y no se sabe lo que es cierto, o real. Y terminaba ganando la ira, la rabia e incluso acabamos aclamando «el ojo por ojo, diente por diente» para castigar estos actos.

Ahora tengo una sensación que se escapa …

Me duele ver el mosaico de Miró manchado de sangre. Me duele ver que es en mi ciudad. Me duele pensar que podría haber conocidos y familiares en las Ramblas donde he dejado más de un par de suelas caminando por ella.

Me duele que hayan sido ellos …

No puedo contener las lágrimas. Es más, no he podido dejar de llorar desde el primer día y sé que nunca podré dejar de hacerlo. Estoy destrozada, rota por dentro.

Sé que estos días la balanza y el apoyo se decanta hacia las víctimas, hacia los hijos perdidos, las familias destrozadas, la ciudad de duelo.

Pero permitidme contaros y enseñaros la otra cara de la moneda, la que no sale en los periódicos, la que no llora en público, la que en silencio se seca las lágrimas porque parece que esté mal visto llorar por ellos.

Permitidme enseñaros deciros cómo eran ellos, o al menos los niños que conocí yo. Mis pre-jóvenes del Lokal. Se me hace tan duro.

He trabajado casi toda mi vida, ahora ya tengo 41, en el mundo social, a pie de calle, en las trincheras como decimos nosotros. Nada más aterrizar en Ripoll, empecé a trabajar con un grupo jóvenes, pero había niños casi de todas las edades, unos cuidaban de los otros.

El más pequeño tenía unos 8 años y venía siempre de la mano de su hermano. Un hermano educado, tímido, amable, buen estudiante, tranquilo, en la escuela nunca se metía en líos. Un niño que siempre me ofrecía bolsas de quicos o alguna golosina que se compraba con el poco dinero que tenía.

Había dos hermanos siempre se peleaban. El mayor se ponía rojo cuando entraba aquella niña que le gustaba, aunque nunca le llegó a decir nada. Nunca fallaba al lokal cuando estaba ella.

Al cabo de un tiempo llegaron más jóvenes del Nador, muchos aprendieron sus primeras palabras y por qué no decirlo: insultos entre golpes de ping pong. Yo también aprendí algunos en su lengua,;).

Y cómo no, después venían los hermanos, las nuevas generaciones. Los traviesos, los de los ojos vivos y la sonrisa en la boca.

Todos íbamos creciendo y pasando etapas. ¡No sufrimos con la adolescencia, madre mía !! Entre granos, espinillas, testosterona, y sueños por cumplir. Todavía recuerdo las largas charlas en el despacho. Raquel necesito hablar contigo … y allí hacíamos nuestras tertulias y hablábamos del futuro.

Piloto, maestro, médico, colaborador de una ONG. ¿Cómo se ha podido esfumar esto? ¿Qué os ha pasado? ¿En qué momento …?¡¡Qué estamos haciendo para que pasen estas cosas !! Erais tan jóvenes, tan llenos de vida teníais todo una vida por delante … y mil sueños por cumplir.

Ya no podré volver a decir qué guapos estáis, o ¿ya tienes novia? O, madre mía cómo has crecido. No podré ver a sus hijos, como lo hago con los demás. No os podré abrazar … Me duele tanto. No me lo puedo terminar de creer.

Esto no debe quedar con una historia más, tenemos que aprender debemos hacer un mundo mejor. Practicando con el ejemplo, educando en la no violencia, transmiten el no odio, la igualdad. Educando en las escuelas, en los espacios abiertos, en las familias, a nuestros hijos …

Me quedan muchas cosas dentro y muchas instantáneas que nunca olvidaré.

Said, Moha, Moussa, Youssef, Omar … Younes … Y ahora Houssin … (es una pesadilla, la lista cada vez es más larga)

¿Cómo puede ser Younes …? Me tiemblan los dedos, no he visto a nadie tan responsable como tú …

Los actos que habéis cometido no tienen explicación y no son lícitos … la guerra la ira, el odio no llevan a ninguna parte. Nunca, en nombre de nadie. Ni para nadie. Ni dioses, ni banderas, ni religión … Sólo puedo decir que tengo el corazón roto …

 

¿Educación innovadora?

Añgunos comentarios sobre  la entrevista:

Parece que la profesora Enkvist está criticando un modelo de escuela rousseauniana que estuvo de moda hace algo asi como treinta años. Parece mentira que no sepa que están pasando cosas nuevas.

Por ejemplo, critica el concepto de libertad en la educación por que conlleva falta de esfuerzo y poco respeto a la autoridad. Es curioso que hoy , este no es el tema. Con el trabajo en grupo en la escuela, si se hace como debe ser, pondremos énfasis en el método de trabajo , que los alumnos aprenden del profesor. Los alumnos lo aprendren y lo ponen en práctica.

La critica a los grupos heterogéneos responde al concepto de aprendizaje donde todo se aprende del profesor. En el trabajo en grupo, las diferencias son el punto de partida de las ayudas mútuas entre alumnos. La relacion entre alumnos ofrece oportunidad de cooperación y de emoción, que es la base de  la motivación.

En la educación tradicional no hay grupo y la motivación viene via autoridad del profesor. El profesor reparte premios y castigos segun los méritos. Es el esquema que fomenta el individualismo. La emoción en juego es el miedo o la satisfacción de ser el primero.

Aprender por la acción no se menciona en su entrevista, a pesar de las ventajas cognitivas que ya apreciaban los antiguos filósofos de  la China.

Finalmente, sobre aprender contenidos podemos decir que la educación tradicioaal no tiene la exclusiva. Los centros que trabajan en grupo, incluso los que programan una ópera como proyecto de grupo presentan resultados en contenidos tan altos comos otros centros.

En conjunto, parece extraño que esta profesora que ofrece conferencias y estudios comparativos sobre métodos educativos, no conozca estas nuevas formas de educación basadas en el trabajo en grupo. Creo que su linea responde a un modelo ideológico previo donde se ofrece el neoliberalismo en su formato individualista. Algunas de sus afirmaciones suenan a slogans de campaña electoral. Creo que el Congreso deberia ver aquien invita

****

 

Veamos la entrevista a Enger Enkvist:

Catedrática de Español en la Universidad de Lund (Suecia), Enkvist comenzó su carrera educativa como profesora de Secundaria y durante más de treinta años se ha dedicado a estudiar y comparar los sistemas educativos de diferentes países del mundo. Además de la publicación de libros como La buena y la mala educación (Encuentro, 2011), ha publicado más de 250 artículos sobre educación

Enkvist compareció el pasado marzo en la comisión de Educación del Congreso de los Diputados para aportar su visión sobre el modelo educativo en España, del que echa en falta motivación por parte del profesorado y una reformulación de los grados en Maestro en Educación Infantil y Primaria -nombre de la carrera de Magisterio tras el Plan Bolonia– para intentar captar a los mejores estudiantes.

Pregunta. Las nuevas corrientes de innovación educativa reclaman un papel más activo por parte de los alumnos. Acabar con las clases magistrales y crear metodologías que impliquen acción por parte del estudiante. ¿Por qué se opone a ese modelo?

Respuesta. La nueva pedagogía promueve la antiescuela. Los colegios se crearon con el objetivo de que los alumnos aprendieran lo que la sociedad había decidido que era útil. ¿Cuál es el propósito de la escuela si el estudiante decide lo que quiere hacer? Estas corrientes quieren enfatizar al máximo la libertad del alumno, cuando éste lo que necesita es una enseñanza sistemática y muy estructurada, sobre todo si tenemos en cuenta los problemas de distracción de los niños. Si no se aprende en Primaria a ser ordenado y a aceptar la autoridad del maestro, es difícil que se haga más tarde. El alumno no siempre va a estar motivado para aprender. Hace falta esfuerzo.

P. En su libro cuestiona la creencia de que todos los niños quieren aprender y, por lo tanto, es una buena opción dejar que tomen la iniciativa y aprendan solos. ¿Cuáles son sus argumentos en contra?

R. Esto nunca ha sido así. Es una idea romántica que viene de Rousseau; dar por hecho que el ser humano es inocente, bien intencionado y bueno. Un niño puede concentrarse en una tarea por iniciativa propia, pero normalmente será en el juego. Aprender a leer y escribir o matemáticas básicas requiere trabajo y nadie se siente llamado a dedicar un esfuerzo tan grande a asimilar una materia tan complicada. Se necesita apoyo, estímulos y algún tipo de recompensa, como la sonrisa de un profesor o la felicitación de los padres.

Si no se aprende en Primaria a ser ordenado,  es difícil hacerlo después

P. ¿Qué se debería recuperar del antiguo modelo de educación?

R. Tener claro que el profesor organiza el trabajo del aula. Si los alumnos planifican su propio trabajo se hace muy complicado que obtengan buenos resultados y eso desmotiva al profesor, que no quiere responsabilizarse de algo que no funciona. Estas metodologías están alejando de las aulas a los profesores más competentes. Ya no se considera beneficioso que el adulto transmita sus conocimientos a los alumnos y se fomenta que los jóvenes se interesen por las materias siguiendo su propio ritmo. En un ambiente así no es posible enseñar porque no existe la confianza necesaria en la figura del profesor. Vivir en lo inmediato sin exigencias es todo lo contrario a la buena educación.

P. Usted ha calificado el autoaprendizaje como contraproducente. Pero una vez que finaliza la formación obligatoria y los estudiantes consiguen un trabajo, el mercado laboral cambia rápido y se pueden ver obligados a reciclarse y cambiar de profesión. ¿No cree que es buena idea enseñarles desde pequeños a tomar la iniciativa en el aprendizaje?

R. Esa es la gran falacia de la nueva pedagogía. Los niños tienen que aprender contenidos, y no el llamado aprender a aprender. Solo con decir a los alumnos que tomen decisiones no van a saber hacerlo. Pongo un ejemplo. El Gobierno sueco ofrece cursos de formación para adultos y su desesperación llega cuando solo se apuntan ciudadanos con un perfil educativo alto. Les interesa y lo encuentran útil y por eso tienen ánimos para empezar. Si uno aprende un contenido, piensa que es capaz y que en el futuro podrá volver a hacerlo. ¿Quién es más adaptable y más flexible al perder un trabajo? El que ya tiene una base de conocimientos, el que cuenta con más recursos interiores y eso lo proporciona la educación. Cuanta más autodisciplina, más posibilidades tienes por delante y menos desesperado te sentirás ante una situación límite.

P. Hay un gran debate en cuanto a la utilidad de los exámenes. Algunos expertos defienden que en la vida adulta no se dan ese tipo de pruebas y que lo importante es haber desarrollado habilidades para adaptarse a diferentes entornos.

R. Esa es la visión de alguien que no sabe cómo funciona el mundo de los niños. En la vida adulta, todos tenemos fechas tope, momentos de entregar un texto y esto se aprende en la escuela. Con los exámenes el niño aprende a responsabilizarse y entiende que no presentarse a una prueba tiene consecuencias; no lo repetirán para él. Si no cumplimos con nuestras obligaciones en la vida adulta, pronto nos veremos descartados de los ambientes profesionales. Los exámenes ayudan a desarrollar hábitos sistemáticos de trabajo.

P. ¿Por qué cree que el modelo actual de escuela no permite que nadie destaque?

R. El colegio no es neutro, no todos van a aprender igual. En las aulas se dan unos desequilibrios enormes en un mismo grupo, puede haber hasta seis años de diferencia intelectual entre los alumnos. La escuela debería mantener a los niños con diferentes capacidades juntos hasta los once años y a partir de ahí ofrecer diferentes niveles para las asignaturas más complejas. En algunas escuelas públicas de Alemania se hace. Para los que no lo entiendan pongo un ejemplo. Imagina meter en una misma clase a 30 adultos con niveles socioculturales e intereses totalmente dispares y pretender que aprendan juntos. Eso es lo que estamos pidiendo a nuestros hijos. En menos de una semana habría una rebelión.

Los exámenes ayudan a desarrollar hábitos sistemáticos de trabajo

P. La escuela mata la creatividad, según el pedagogo británico Ken Robinson.

R. Lo más sencillo es pensar en un músico de jazz. Parece que está improvisando, jugando. ¿Cómo puede hacerlo? Sabe 500 melodías de memoria y usa trozos de esas piezas de forma elegante. Lo ha repetido tantas veces que parece que lo hace sin esfuerzo. La teoría es necesaria para que surja la creatividad.

P. Si hablamos de los contenidos que se aprenden en la escuela. ¿Cree que habría que modernizarlos?

R. Una profesora española me contó que uno de sus alumnos le dijo en clase que para qué le serviría estudiar a Unamuno, que qué aplicación práctica podía tener. Necesitamos conocer la situación de nuestro país, saber de dónde venimos. Con Unamuno se aprende un modelo de reacción, que no tiene porqué adoptarse, pero conocerla te ayuda a elaborar tu propia forma de ver el mundo.

 

Los robots atacan: sobre los límites de la inteligencia artificial

Las noticias de prensa sobre la inminente llegada de los robots con la consiguiente liquidación de puestos de trabajo son un bombardeo.

Casi nunca vienen acompañadas por alguna reflexión que nos hable de  los límites del robot en cuestión. Ignoramos todo sobre inteligencia artificial, como lectores. El periodista que escribe la noticia, también, por lo que parece.

En mi opinión, el tema huele a quemado.

Por esto me gusta comentar un artículo sobre Ramón López de Mántaras en la Vanguardia del dia 27.

***

Pero antes, una experiencia que está al alcance de cualquiera: tomad una página de texto, por ejemplo, una carta que habeis escrito  a un familiar y traducidla mediante el traductor automático de Google, a cualquier idioma que os sea familiar.

Si enviais la carta traducida, sin avisar de la maniobra, vuestro familiar pensará que estabais borracho o que habiais fumado algo. Esto os dará una idea de lo que la inteligencia artificial es capaz de hacer con el lenguaje natural.

Como dice nuestro experto en inteligencia artificial, López de Mántaras, director de investigadores en la materia, a la inteligencia artificial le falta el sentido común. Casi nada. Puede ganar una partida de ajedrez pero no puede trabajar como médico diagnosticando enfermedades en un ambulatorio.

Imaginemos que tenemos un gran coche y que buscamos un chofer. Si se nos presenta un candidato que habla como el texto de nuestra carta traducida, pensaremos que puede ser un peligro al volante. Y pensaremos bien.

***

¿De qué hablamos pues cuando decimos que los robots (palabra ambigua) van a reemplazar a personas? Seria más exacto decir que cierto tipo de robots o autómatas que utilizan inteligencia artificial están reemplazando a personas en ciertos trabajos. Hablamos de trabajos automatizables, como jugar al ajedrez. Hablamos de aparcar un coche sin chofer , pero no de conducir sin chofer en una ciudad.

¿Porqué encontramos pues tanta información sin sentido crítico en la prensa? ¿No será que algunas empresas están lanzando una precampaña de marqueting? No seria la primera vez. Recordemos cómo vendia IBM en los 80′ sus productos informáticos a empresas con la promesa de que gestionarian sus clientes de forma automática, sin personal. Vendieron mucho a grandes empresas que no entendian lo que hacian.

Pero la historia dice que cuando IBM llegó a la gloria total, se arruinó y cambió de oficio.

Tal vez los perjudicados no se han quejado para no pasar por tontos.

Pues aqui estamos otra vez.

 

Post data: para los que tengais más curiosidad sobre la relación entre el lenguaje de las personas y el “lenguaje” de las máquinas, os recomiendo un libro escrito por gente que entiende de lenguage personal y de inteligencia artificial (atención a los que hablan de lenguaje natural a pesar de que tienen el nivel cultural de un lampista)

El libro: “Understanding computing and cognition” /Terry Winograd y Fernando Flores. Addison- Wesly Publishing Company. 1987

Los autores se sirven de investigaciones de Maturana y Varela  a partir de Heidegger, para entender nuestro lenguaje.

No pretendo hacer una exhibición de erudición. Sólo creo que los vendedores de robots deberian leer un poco más para saber de qué hablan. Saber de máquinas no es suficiente.

 

 

 

El debate sobre la solución federalista a la educación en Catalunya.

En el último artículo de este blog ( “Un debat que s’obre a tota la societat”) pueden encontrar la versión en castellano de la conferencia de la profesora Silvia Carrasco.

Aqui añadimos la versión video, en catalán.

Un debat que s’obre a tota la societat

(Versión en castellano de   la tertulia Prof. Silvia Carrasco)

****

Avui tenim la satisfacció de presentar-vos un reportatge de la profesora Silvia Carrasco investigadora internacional sobre migracions i cultures.Es tracta d’una tertulia amb  tres tesis sobre la educació a Catalunya durant els anys de la democracia

Per a donar-vos el contexte de la tertulia, us direm que te lloc en una acte de Federalistes d’Esquerres. El link de la presentació us permet accedir a la web d’aquesta entitat.

Nacionalisme, federalisme i educació.

bombeta

 

 

No es veuen sovint treballs universitaris sobre aquesta materia. Així doncs, aquesta tertulia representa, crec, un acte de valentia i de servei a la nostra societat, que sembla que hauria de ser mes freqüent entre nosaltres, sobretot si pensem en les árees de ciencies socials universitaries. Si les árees tecnológiques fossin tan discretes, ja podriem plegar.

Aqui trobareu un document que considero seriós , coherent i clar. Un bon punt de partida pel debat. Un debat ciutadà, no academic ni professional. Us anticipo només, algunes qüestions que tracta:

  • Quina relació te el model educactiu vigent a les escoles catalanes des dels anys 80′ amb el “procés” nacionalista actual?
  • Com tracta les desigualtats socials i les de la última onada migratoria?
  • Per què es considera un mena de miracle l’exit de  la escola Joaquim Ruyra de l’Hospitalet?
  • Com afecta el model escola publica- escola concertada a les opcions socials de l’educació?
  • Quin paper han estat jugant les forces politiques d’esquerres davant del model educatiu de la dreta nacionalista?
  • Quins criteris socials hauria de incloure una educació de model federalista?

 

Com veieu, el tema és de la màxima actualitat. En parlarem

 

Arte y educación innovadora: LOVA

 

Tertulia1

Un centro LOVA es un instituto donde los alumnos de una clase realizan una opera

durante todo el año. A través de este proyecto se integran los aprendizajes de todas las

asignaturas del instituto.

Este método se originó en Estados Unidos y alli funciona desde hace 30 años. En España

lo han adoptado algunos centros desde hace unos 10 años. Este año celebran pues su

fiesta.

Calculan que cada año realizan un proyecto unos 25 centros en diferentes localidades

españolas, la mayoria son centros públicos. Disponen de una plataforma para reciclar al

responsable de cada centro ,  que actua también como intercambiador de experiencias.

Mapa de centros LOVA

 

 

¿Qué objetivos tiene este método?

Aqui tenemos un video  corto donde se explican los responsables LOVA

En pocas palabras, se trata de crear un espacio de cooperación donde los alumnos actuan

según los diversos roles de una compañia de ópera. El profesor les facilita el método de

trabajo y se mueve como un entrenador de equipo.

Se trata de trabajar en grupo, de ayudarse mutuamente, de aprender por la acción.

El sistema ofrece entrenamiento en la gestión de emociones, práctica de valores éticos.

El proyecto artístico crea un entorno favorable a la gestión de emociones.

 

Cada centro adapta el método a su situación propia y a sus preferencias. El intercambio

de experiencias a lo largo de los años es una garantia de calidad.

Sabemos que hoy, muchos centros están emprendiendo proyectos dde trabajo en grupo ,

con o sin arte. Cada cual parte de sus propias ideas y crea su propio proyecto. Cuando lo

observamos desde fuera   constatamos que acaban inventando cosas que se parecen

bastante.

Para un centro determinado, mantener su propio estilo tiene un valor indiscutible. Pero

aprovechar las experiencias ajenas ofrece enormes oportunidades. Cuanto más diversos

los entornos culturales, sociales  o    linguisticos , más riqueza descubriremos en las

soluciones aportadas. El intercambio internacional de experiencias, los contrastes entre

universidades , institutos y primaria, los casos que implican diversos orígenes nacionales

, los proyectos artísticos de todo tipo, los proyectos de barrios y de empresas…todos

ofrecen enorme diversidad y estímulo creativo. La diversidad puede ser un objetivo

principal  del propio proyecto escolar.

 

Sin duda, el proyecto LOVA, como otros tantos que adoptan el trabajo en grupo,

representan una respuesta plena de sentido ante las demandas educativas que nuestra

sociedad detecta actualmente. No creo que se trate de un tema meramente académico o

gremial sino de una demanda social. Como en el caso de LOVA, muchas iniciativas

aparecen en la propia sociedad y cuentan con el apoyo activo de muchos padres

Creo que asi deber ser. Demasiado tiempo, hemos padecido una enseñanza marcada por

decisiones burocráticas centralizadas y dirigistas. Muchos nuevos proyectos aparecen

hoy   como iniciativas maduras con método propio y capacidad autocrítica. Esto

demuestra que nuesttra sociedad genera respuestas que precisan acciones de gobierno

consistentes: flexibilidad presupostaria, mejor selección y formación de profesores,

mayor adaptación a las situaciones diversas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: